Glaseados tortas

Para tener esas hermosas tortas decoradas que desfilan por las diferentes celebraciones y dejan a todos maravillados, no es necesario acudir a un profesional. Con solo aprender las distintas técnicas de glaseados y ponerlas en práctica, se pueden hacer maravillas. A vestir, pues, esa mesa con el ansiado postre.

Glaseados

Chantilly

Pie calabaza y crema

Es una de las más utilizadas, empleada generalmente en las fresas con crema. Aunque parece sencilla, con ella se deben cuidar ciertos detalles. Para hacerla se necesita crema de leche (250 mililitros), azúcar blanca en polvo (50 gramos) y esencia de vainilla (½ cucharadita). Lo ideal es prepararla en un envase de vidrio. La crema se bate suavemente y, cuando adquiera una textura espesa, se le agregan el azúcar y la vainilla. Se recomienda guardar en la nevera hasta el momento de comenzar a cubrir el pastel.

De mantequilla

Torta con crema de mantequilla

Es el más práctico para tortas y ponqués, por su rápida y fácil elaboración. La base de esta crema es grasa, generalmente mantequilla, y azúcar. Aunque los métodos varían, los ingredientes básicos son mantequilla (½ taza), azúcar (4 tazas), sal (¼), leche (5 cucharadas) y algún saborizante (½ cucharadita). Puede dejarse sola, aunque algunos prefieren agregarle esencia de vainilla o de almendras o chocolate derretido. Luego de batir todo, se introduce el relleno en una manga y se le da la forma deseada. Por lo general, es esa torta con picos de suspiros.

De leche hervida

Torta de cerezas con crema

Se puede decir que es una variante de la anterior. Sirve tanto para rellenar como para decorar. Lleva mantequilla (250 gramos), leche (220 mililitros), azúcar (150 gramos) y harina (4 cucharadas rasas). La leche se saca de la nevera minutos antes, hasta que esté a temperatura ambiente, y se mezcla con la harina. Se pone a fuego medio removiendo permanentemente hasta que se forme una crema. Aparte, se baten la mantequilla y el azúcar a velocidad media. Se añade la crema y se continúa batiendo hasta que todo esté combinado.

Cubierta Roy

Pastel boda detalle

Se trata de la masa blanca dura que adorna las tortas, pero también ponquecitos, galletas y se usa para hacer moldeados. Solo se requiere de agua (¼ de agua), gelatina sin sabor (2 cucharadas), glicerina (¼ de taza), glucosa (½ taza), azúcar pulverizada (3 tazas) y esencia de preferencia (1 cucharadita).

Se hidrata la gelatina en el agua durante unos minutos, luego se coloca a baño de maría, revolviendo permanentemente hasta que esté bien disuelta. Se echan la glicerina, la glucosa y la esencia, sin dejar de remover. Cuando el preparado esté homogéneo, se retira del fuego e incorpora el azúcar pulverizada, revolviendo enérgicamente. Si se va a utilizar de inmediato, solo se deja reposar unos minutos. Caso contrario, se guarda en un envase engrasado, con tapa, en la nevera. Debe retirarse del frío al menos ocho horas antes de usar. Para manipularla, se amasa en un mesón mientras se va agregando azúcar pulverizada, hasta que se pueda manipular y no se pegue de los dedos. Si se desea agregar colorante, este es el momento indicado. Se aplana con un rodillo y se cubre la torta. Con ella se pueden hacer otros adornos, como flores o lazos.

Pastillaje

Pastillaje

Muy similar a la cubierta Roy es la receta para el pastillaje. La diferencia está en que se excluyen los elementos suavizantes. Solo lleva agua natural (1/3 de taza), gelatina sin sabor (1 cucharada), azúcar pulverizada (1/2 kilogramo) y otro poco de azúcar pulverizada (250 gramos) para agregar. Se sigue igual procedimiento que el anterior, es decir, hidratar la gelatina, llevar a baño de maría, sumar el azúcar pulverizada y remover con una cuchara de madera. Echar azúcar hasta que la masa se pueda manipular sobre la mesa. A medida que se amasa, su color es más blanco y con ella se pueden hacer las figuras que se quieran.

Merengue

Pie de cerezas

El clásico y perfecto para sacar de apuros. Para elaborarlo, se requieren claras de huevo (6 o 7), azúcar (600 gramos), azúcar pulverizada (3 cucharadas). Unir las claras y el azúcar en una olla. Llevar a fuego medio por escasos minutos, sin dejar de batir, hasta que al tocarlas estén calientes y el azúcar disuelta. Al retirar del fuego, batir con batidora eléctrica hasta que el merengue esté firme y agregar el azúcar pulverizada. Una vez adornado el pastel, se puede llevar al horno para dorar el merengue.

De azúcar pulverizada

Pastel de frutas

Este glaseado adorna y aporta sabor. Consiste en combinar azúcar pulverizada con una pequeña cantidad de líquido, bien sea agua o leche, hasta que parezca un jarabe. Este esmalte se usa como lluvia sobre las tortas o roscas.

En cuanto a decoración de tortas se refiere, las posibilidades son innumerables. Estas son algunas de las más utilizadas, perfectas para iluminar la mesa y celebrar con esa persona a quien se le rinde homenaje.

También le puede interesar: Cómo hacer merengues: francés, suizo e italiano

Comments

comments