Oporto

El vino de Oporto, o en español, simplemente Porto, es un vino proveniente de Portugal, específicamente del hermoso Valle del Douro, y se caracteriza por ser un vino fortificado y dulce, muy recomendable con chocolates y otros postres de sabores complejos.

Existen tres tipos de Oporto: white, ruby y tawny. El Oporto White se distingue pues se trata de un vino blanco, ideal para armonizar con almendras y preparaciones que la utilicen. Por otra parte, el ruby y el tawny son tintos, pero se trata de dos variedades con notables diferencias.

Aprender a distinguirlos

oporto
Foto: oporto.net

El ruby, al ser más joven, es un vino de color más brillante e intenso, de hecho, por eso recibe el nombre de esta piedra preciosa. El hecho de que se embotella al estar listo en vez de pasarlo por barrica (en algunos casos se añeja, pero por menos tiempo que el tawny), hace además que conserve más de sus notas frutales. El ruby, por lo general, es el más accesible, y el de sabores más fuertes, aunque no necesariamente más complejos.

El tawny es una mezcla de vinos de distintas añadas que se afinan en barrica durante varios años (frecuentemente 5, 10 y 20 años). Su color es más hacia las tonalidades terracota y su transparencia más evidente. Sus aromas derivan hacia nueces y frutos secos o confitados, y se vuelven más delicados y complejos. Aunque sigue siendo dulce, esta sensación se vuelve también más suave que en el ruby. Por ser más complejo en sus características y elaboración, es también más costoso.

No quiere decir que uno sea mejor que el otro; el ruby es excelente para acompañar postres, para hacer recetas especiales o para degustar al final de una comida; el tawny es ideal para esos momentos de calma en los que deseamos un vino con amplias ramas de sabor y perfume, un vino que requiere tiempo para apreciarlo.

También puede interesarte: Los vinos dulces y fortificados más famosos de Italia

Comments

comments