comidas de disney

El maravilloso mundo de Disney marcó la vida de jóvenes y adultos con sus inolvidables historias. Las canciones, animaciones, personajes y mensajes reflexivos están adheridos a las mentes de generaciones y son atesorados con un cariño importante.

No todo era princesas, magia y fantasía. Había elementos que hoy todavía son recordados con nostalgia y también con algo de apetito. Sí, esas caricaturas no solo bailaban vals, dormían a la espera de un príncipe o suspiraban por crear Kuzcotopia. También comían, cocinaban y tenían divertidísimas ocurrencias gastronómicas.

Había platillos que provocaba arrancarlos de la pantalla para saber a qué sabían. También estaban otros que, probablemente, solo podrían gustarles a un suricata y un jabalí, pero más de un fanático también les daría una probadita.

Lo cierto es que las películas de esta compañía cinematográfica estaban llenas de ricas comidas que hoy siguen siendo emblemáticas y que, fácilmente, podrían compararse con preparaciones de la vida real.

Para evocar esas imágenes especiales y jugar a ser catadores de sabores animados, aquí están las 14 comidas más emblemáticas de las películas de Disney, según el equipo de Cocina y Vino.

14. La mantequilla de maní y mermelada de Lewis, en La Familia del Futuro (2007)

La familia del futuro Disney

Esta es una película que no atrajo demasiada atención, pero que, sin duda, deleitó a las personas que pudieron verla. La historia muestra a un joven llamado Lewis, que tenía afinidad por los inventos tecnológicos y que, lastimosamente, vivía en un orfanato, pues había sido abandonado cuando era un bebé.

Si bien su mayor logro fue convertirse en un científico reconocido y en padre de una adorable familia, este muchacho creó una máquina que muchos desearían tener en casa: una pistola de mantequilla de maní y mermelada. Quizás una de las combinaciones de sabores más tradicionales del mundo, disponible con tan solo apretar un gatillo.

El aparato, diseñado especialmente para poder untar cantidades iguales de estos ingredientes en los sándwiches, nunca pudo funcionar sin causar un desastre. Pero, seamos honestos, ¿a quién no le gustaría llenarse de mermelada y maní por doquier? ¡Juntos saben a gloria!

13. El helado de pistachos del turista, en Lilo y Stitch (2002)

Lilo y Stitch helado disney

Uno de los elementos que siempre se roba las risas de los espectadores cuando ven esta adorada cinta es el tan cruel helado de pistachos que, inevitablemente, terminaba en el piso por causas inexplicables. El pobre señor, insolado y ubicado siempre en el lugar más inoportuno, jamás pudo terminar de disfrutar su rico postre, pues hasta el flash de una fotografía era capaz de arrebatárselo.

No es el único hito gastronómico que hay en esta recordada cinta, pues otra que se apodera del show es esa torta de chocolate tipo Selva Negra, que la peculiar niña hawaiana espera disfrutar junto a su extraño y agresivo “perro”.

Lilo y Stitch torta disney

Stitch, antes de volverse una mascota tierna y esponjosa, solo sabía portarse mal. Por eso, en esa secuencia, el alienígena se devora en segundos ambos trozos de pastel y, al percatarse de que a Lilo no le pareció gracioso su gesto, las escupe de vuelta al plato con la cereza intacta.

Otro de los momentos culinarios fue cuando Stitch horneó un brownie gigante que ocupaba todo el horno de la casa de Nani. Ese cachorro extraterrestre sí que supo ganarse el cariño de todos, aunque probablemente no del sujeto del helado.

12. Los cangrejos rellenos del chef Louis, en La Sirenita (1989)

La Sirenita cangrejo disney

Entre las escenas más recordadas de los clásicos, está la de Sebastián en la cocina del chef Louis. Si bien, nunca mostraron los cangrejos rellenos como tal, sí se pudo ver cómo el cocinero intentaba convertir al pobre crustáceo parlanchín en la cena de Ariel, el príncipe Eric y Grimsby.

El encargado de los fogones, quien tenía aspecto italiano pero hablaba como francés, llegó incluso a enharinar a Sebastián y hasta lo rellenó con pan y hierbas. La verdad es que si no se tratase de un personaje querido por la audiencia, hubiese sido agradable verlo convertido en un manjar mediterráneo.

11. El pescado de Fígaro, en Pinocho (1940)

Pinocho pescado disney

Este filme, que fue nada más y nada menos que el segundo producido por el magnate del entretenimiento, tuvo mensajes y secuencias bastante bizarras. Ver cómo un niño se hartaba de cerveza y cómo le salían orejas de burro, era realmente estremecedor. No obstante, aquí uno de los momentos que dio más dolor fue aquel en el que Fígaro no pudo comerse su pescado calientito.

“¡Nadie prueba un bocado!”, fue la frase que soltó Gepetto para arruinarle el momento al gatito hambriento. Ese pescado que aparece en la casa del anciano mientras este está buscando al desaparecido Pinocho es, probablemente, uno de los platillos que lucen más apetitosos y reales de todo el universo Disney. Fácilmente podría considerarse un pescado al horno o a la parrilla con salsa de limón y hierbas.

Pinocho cena disney

Parece que Gepetto, además de ser un estupendo carpintero, también era muy bueno cocinando. Toda la cena de esa secuencia lucía fenomenal, pues había un pavo asado y un pastel cubierto de chocolate, además del plato de Fígaro. Todo lucía espectacularmente bien, incluso el trozo de torta ¡que estaba dentro de la pecera!

10. El té del Sombrerero y la Liebre, en Alicia en el País de las Maravillas (1951)

Alicia té disney

El sueño loco de Alicia estaba repleto de comidas por doquier. El , sin duda, es el más simbólico por ser el aglutinante de todos los disparates que surgieron en la celebración del no cumpleaños.

Pero en la película también está la historia de las ostras, aquella en la que una morsa traicionera se devoró una ración de adorables ostritas. En ese mismo cuento, ¡también hay un carpintero con dotes culinarias! El acompañante del inmenso mamífero es el que se encarga de preparar el pan con pimienta, vinagre y limón para el banquete. Eso no fue suficiente para poder ser cómplice del atroz atracón.

Alicia ostras disney

Las galletitas que tenían el mensaje de “cómeme” también son muy recordadas, al igual que el hongo alterador de genética. Vaya que esta cinta era locura tras locura.

9. Las empanadas de pollo de Kronk, en Las Locuras del Emperador (2000)

Kronk empanadas disney

Y siguiendo con las locuras, aparecen las famosas empanadas de Kronk, el ingenuo ayudante de la malévola Yzma. Él era todo un utility. Medio de transporte, traductor de ardillas y también cocinero. Sus empanadas horneadas rellenas al estilo de Perú fueron causantes de muchas risas en las salas de cine del naciente siglo.

Aunque, sin ánimos de acabar con los sueños de los fanáticos de esta cinta, estas empanadas eran, en realidad, pastelitos de espinaca con masa de hojaldre, conocidos en ingles como “Spinach Puffs”. En el doblaje al castellano, hicieron el cambio por un platillo que tuviera sentido para el espectador latino.

Otro plato estrella de la cinta es la cochinilla que sirven en Mudka’s Meat Hut (La cabaña de carne de Mudka). Este, evidentemente, es un plato ficticio, pues se trata de un insecto que sí existe pero nunca de ese tamaño y menos como un platillo tradicional. Se lo comían succionando primero los fluidos del interior y luego masticando su crujiente caparazón.

Kronk tripas disney

Realmente, en ese restaurante no había otra cosa que no fuesen tripas. Pobre emperador Kuzco.

8. El queso derretido de Bobby, en Goofy La Película (1995)

goofy queso disney

Mientas Goofy trataba de mejorar su relación con Max, y este añoraba conquistar a Roxanne, su alocado amigo Robert “Bobby” Zimmeruski tenía una extraña adicción por el queso derretido, específicamente por el de aerosol.

Las películas de Goofy de por sí suelen ser bastante entretenidas y adoradas por los fans. Por supuesto, es imposible no recordar la apariencia y la forma peculiar de hablar de Bobby.

Honestamente, el queso lucía delicio-o-so.

7. La miel de Winnie Pooh (1966)

Pooh miel disney

Imposible especificar una de tantas películas de este oso de peluche cuyo amor por la miel es indescriptible. La primera, lanzada en 1966, precisamente llevaba el nombre de Winnie the Pooh y el árbol de miel.

De eso vivía este juguete esponjoso, de buscar miel, comer miel y pensar en miel. Era un romance empalagoso, pero a la vez emotivo por la dulzura que emanaba el personaje. Es imposible no recordarlo sin pensar en su alimento favorito, que lo tenía tan gordito que se atascaba en todos lados.

6. Los insectos de Timón y Pumba, en el Rey León (1994)

Simba gusanos disney

El clásico de clásicos. La pareja más amada de todo Disney tenía un gusto muy particular por su alimentación, tan fuerte que contagiaron a un león que era nada más y nada menos que el futuro rey.

Los insectos de Timón y Pumba y su viscoso pero sabroso sabor no están tan alejados de la realidad. Son muchas las cocinas locales que incluyen este tipo de animales en sus platillos, como es el caso de los chapulines en la gastronomía mexicana, los escorpiones en China, y los gusanos de moriche en Venezuela.

Crujientes como maní o rellenos de crema verde, sin duda este par de pillines podrían hacer que cualquiera probara uno de sus insectos. Son los perfectos promotores de la cocina amazónica en el mundo.

5. El desayuno de Mulán, en Mulán (1998)

Mulan desayuno disney

La princesa favorita de los jóvenes y la salvadora de toda China no podría haber derrotado a los hunos sin los ricos desayunos que le preparaba Mushu, el simpático dragón de bolsillo. Un bol lleno de arroz meloso con huevos y tocineta que formaban una carita feliz. ¿Podría haber un despertar más alentador?

En comparación con la realidad, probablemente ese arroz hubiese llevado más bien dumplings, vegetales o carnes. Sin embargo, para los de este lado del mundo no estaría nada mal esa combinación.

Que no le caigan a engaños, el verdadero desayuno de campeones es el de esta heroína.

4. Los beignets de Tiana, en La Princesa y el Sapo (2009)

Sapo beignets disney

Era difícil que una película de dibujos animados tuviera éxito en la era de la animación, pero sin duda que lo logró esta singular historia que está empapada de gastronomía. Antes de ser princesa, Tiana era una joven mesonera de Nueva Orleans que tenía buenas dotes para cocinar, pues su sueño era tener su propio restaurante al igual que su fallecido padre. Ella sabía preparar unos ricos beignets que hacen delirar a cualquiera con su mera apariencia.

Este dulce típico de la región es una especie de buñuelo frito que se sirve con azúcar pulverizada o algún otro tipo de glaseado como miel, chocolate y otras clases de cremas. Otro de los platos que enloquecen a los espectadores es el gumbo, una sopa o guiso local que suele prepararse con arroz, carnes o mariscos.

Sapo Gumbo Disney

Esta es de las películas más gastronómicas de Disney y sus platillos son de los mejores y más verídicos de todos.

3. La manzana de Blancanieves, en Blancanieves y los Siete Enanitos (1937)

Blancanieves pastel manzana disney

Desde su primer filme, Disney comenzó a deleitar con el mordisco de una fruta. Blancanieves, la primera de todas las princesas, definió el momento más trágico de su historia al probar un bocado de una manzana envenenada

Pero no es solo por ese suceso que el fruto destaca, sino porque la hermosa muchacha, antes de caer desmayada, le había preparado un pastel de manzana a sus enanos, específicamente a Gruñón.

Fueron precisamente esas habilidades las que terminaron de enamorar a estos hombres, a los que también les había ofrecido pizza, pastel de piña y puchero gallego. Era una joven bastante talentosa para los fogones y su pastel fue, pues, la primera elaboración culinaria que mostró la compañía de las dos orejas.

2. La pasta con albóndigas de Reina y Golfo, en La Dama y el Vagabundo (1955)

La Dama y el Vagabundo Pasta disney

La escena romántica por excelencia del ámbito cinematográfico y gastronómico. No hay imagen más emotiva que la de este par de caninos compartiendo un platillo italiano, juntando sus narices involuntariamente por el puro efecto de la comida y el amor.

El perro callejero con la bien cuidada y refinada mascota, están juntos bajo la luz de la luna, a las afueras del restaurante Tony escuchando el sonido del acordeón y la letra de Bella Notte. Mientras, una mesa enmantelada sostiene un plato de spaguettis con albóndigas y unos grisines que esperan deleitar a los tórtolos.

Más de un novio emocionado quisiera crear un ambiente tan romántico como este para su pareja. No busque más, no hay comida animada más emblemática que esta y la que le sigue a continuación.

1. El ratatouille de Remy, en Ratatouille (2007)

Ratatouille disney

No podía ser otro que ese platillo especial que sensibilizó a un crítico implacable y a todo un planeta. Preparado por una rata callejera que, por alguna razón, nació con un olfato privilegiado y una noción especial de lo que es el arte de cocinar.

Es la película gastronómica más popular de la historia del cine y ese ratatouille es el platillo número uno de los clásicos de Disney y, probablemente, de toda la industria fílmica.

Incluso, muchas personas no tenían ni idea de lo que era un ratatouille hasta que Disney Pixar creó esta obra maestra, que de alguna forma culturizó a públicos adultos y jóvenes en lo que a destrezas culinarias se refiere.

El éxito no fue casualidad, pues los productores contaron con el asesoramiento de chefs reconocidos y academias culinarias, que tuvieron fuerte influencia en el trato que le dan a los alimentos a través de la animación.

La imagen del emplatado de Remy quedará enmarcada en los pensamientos de todos los seres humanos que han tenido el placer de disfrutar la película, sobre todo, por la secuencia en la que Anton Ego logra recordar los sabores de su infancia, y por la reseña que preparó para dar su opinión sobre los hechos insólitos que había presenciado en la cocina de Gusteau.

Para recordarlo, y cerrar esta recopilación de comidas y películas icónicas, aquí está el video de la increíble escena. Así que quede claro que “cualquiera puede cocinar”, incluso, los dibujos animados de Disney.

También le puede interesar: Popular Corns: cotufas gourmet en Venezuela.

Por César Mortagua / @cesarmortagua

Comments

comments