Champagne, Prosseco y Cava, espumantes distintos
Foto vía: 123rf.com

Cómo no amar los vinos espumosos. Eso sí, de forma errónea, suele tildarse de champán a cualquier bebida con burbujas. Se producen en muchas partes del mundo, pero existen diferencias relacionadas con el país y la zona donde fueron elaboradas, el método empleado en el proceso de vinificación y hasta las uvas con las que se hace el vino. Hoy se hablará de las diferencias entre las tres denominaciones más populares y conocidas: champagne, prosseco y cava.

Champagne

Champagne, Prosseco y Cava, espumantes distintos
Solo los vinos elaborados en la región de Champagne, Francia, pueden considerarse de este tipo / Foto vía: 123rf.com

Es el vino espumante más famoso del planeta. El champagne o champán, como se le conoce en español, proviene exclusivamente de la región homónima, al este de Francia.

Elaborado con uvas chardonnay, pinot noir y pinot meunier, se elabora bajo el proceso conocido como méthode champenoise, que contempla una doble fermentación, la primera en la barrica y la segunda en la botella.

El champenoise

En la primera etapa, el vino se fermenta, como es usual, añadiendo levaduras para transformar los azúcares naturales en alcohol. Esto puede hacerse no solo en barricas, sino también en tanques de acero.

Posteriormente, la bebida se traspasa a la botella, donde se añade azúcar y levadura para reactivar la fermentación. Durante esta fase se gestan las burbujas, debido a la producción de dióxido de carbono (CO2).

Posteriormente, las botellas se dejan reposar con el cuello hacia abajo en pupitres especiales de madera. Ahí, se dejan por un tiempo que puede variar para que los sedimentos se almacenen en el cuello. Para finalizar, se procede al degüelle, en el que se congela el cuello de la botella para extraer estos sedimentos con facilidad. Luego se rellenan con más champán o el denominado “licor de expedición”, una mezcla de vino base espumante y azúcar, para luego colocar el corcho y una cápsula asegurada por un bozal de alambre.

Únicamente los vinos elaborados en la región y bajo el método mencionado, tienen el derecho legal de ser denominados como champagne. Pueden tener períodos de envejecimiento prolongados y son de los espumosos más costosos, llegando a, en sus precios más bajos, 30 dólares por botella.

Por otro lado, se caracteriza por tener niveles de acidez considerables, sabores tostados y frutales, además de gran complejidad.

Cava

Champagne, Prosseco y Cava, espumantes distintos
El Cava se prepara bajo el mismo método del champán / Foto vía: 123rf.com

Originario del territorio catalán de Penedés, es otro vino espumoso muy popular no solo en España, sino en el mundo entero. Hoy en día, esta denominación de origen (DO) española también se elabora en la llamada “Región del Cava”, comprendida por 159 municipios tanto de Penedés como de otras latitudes ibéricas.

Se prepara bajo el conocido como Método Tradicional, que es exactamente igual al champenoise. Sin embargo, los productores de este vino no tienen permitido determinarlo de esta manera.

Sus uvas más comunes son la Macabeo, Parellada y Xarello, aunque también admite otras como Chardonnay, Pinot Noir y Subirat Parent. Pocos se elaboran para envejecer a largo plazo y presentan una acidez menor al champán y notas ahumadas.

Prosseco

Champagne, Prosseco y Cava, espumantes distintos
La uva Glera se caracteriza por ser la tradicional en este vino / Foto vía: 123rf.com

En este caso, una bebida oriunda de Italia. Se hace específicamente en las regiones de Friuli-Venecia Julia y Véneto. De tal forma, se les permite poseer la Denominación de Origen Controlado (DOC).

Este tipo de vino se diferencia de los dos anteriores gracias a que se hace con el “Método Charmat”, también conocido como método italiano o Martinotti. Aunque también consiste en dos fermentaciones, en este caso la segunda se da en tanques de acero inoxidable, de donde luego se traspasa el vino listo a la botella. Esto la convierte en una bebida de producción menos costosa.

Su uva principal es la Glera, que es muy común en territorio italiano. Este se puede preparar en diferentes versiones, spumante, para los totalmente espumosos, frizzante o gentile, para los de nivel medio, o calmo, que no poseen burbuja alguna.

Champagne, prosseco y cava, apreciados por todos, tienen sus características propias que los apasionados del entorno enológico deben conocer.

Un dato adicional

Champagne, Prosseco y Cava, espumantes distintos
Champagne, Prosseco y Cava se pueden categorizar según la cantidad de azúcar aplicada en su elaboración / Foto vía: 123rf.com

Cada uno de estos vinos se categoriza según la cantidad de azúcar añadida durante la segunda fermentación. Esto les otorga una denominación distinta e influye en el nivel de dulzor de cada vino.

  • Brut Nature: De 0 a 3 gramos de azúcar por litro.
  • Extra Brut: De 0 a 6 gramos de azúcar por litro.
  • Brut: De 0 a 12 gramos de azúcar por litro.
  • Extra seco: Entre 12 y 20 gramos de azúcar por litro.
  • Seco o Sec: Entre 17 y 35 gramos por litro.
  • Semi-seco, Semi-sec o Demi-Sec: Entre 33 y 50 gramos de azúcar por litro.
  • Dulce o Doux/Dolce: Más de 50 gramos de azúcar por litro.

En el caso del Prosseco, solo se elabora en el rango de Brut, extra seco y seco.

También le puede interesar: Conozca sobre las peculiares piernas o lágrimas del vino

 

Comments

comments