aromas del vino

Aromas de fruta 

Si no hay aromas obvios que resalten, es recomendable buscar los aromas frutales. El vino se elabora a partir de uvas, por lo que debe oler como fruta fresca, a menos que sea muy viejo, muy dulce, o esté muy frío. Se puede aprender a buscar frutas y uvas específicas, y muchas de las uvas van a mostrar un espectro de posibles aromas frutales que ayudan a identificar las condiciones climáticas -muy frías, moderadas o muy calientes- del viñedo.

Flores, hojas, hierbas, especias y verdura

Los aromas florales son particularmente comunes en los vinos blancos de clima frío como el riesling y gewürztraminer, y algunas variedades del Ródano, incluyendo viognier. Se puede esperar que algunas uvas tengan aromas de hierbas o de pastizales. Sauvignon blanc está a menudo cargada de hierba, mientras que el cabernet sauvignon puede ser perfumado con hierbas y toques de vegetación. Los vinos tintos de la región de Rhône muestran con frecuencia olores agradables de hierbas provenzales. Los mejores aromas del vino son complejos, pero deben manifestarse en un caldo de modo equilibrado, determinado, armonioso. Otro grupo de los aromas del vino común podría ser caracterizado como terroso. Aromas de setas, tierra húmeda, de cuero y de roca pueden existir en muchos vinos tintos. Un olor a hongo puede añadir matices; también puede ayudar a determinar una posible uva o el lugar de origen del vino. El exceso de hongo sólo puede significar que las uvas no lograron madurar lo suficiente, o eran de un clon inferior. El aroma de caballo o de cuero puede ser muy sutil, pero en exceso puede indicar Brettanomyces. Los aromas de la tierra, mineral y roca a veces existen en los vinos blancos y tintos más finos. Estos pueden ser indicios de sus terruños -las condiciones particulares de la viña se expresan como aromas y sabores específicos en el vino.

Aromas del barril

Si se percibe olor a pan tostado, humo, vainilla, chocolate, café, frutos secos tostados o incluso caramelo en un vino, es muy probable que se trate de aromas dados por crianza en barricas de roble. Dependiendo de una multitud de factores, incluyendo el tipo de roble, la forma en que los barriles se hicieron, la edad de los barriles, el nivel de carbón y la forma en que el enólogo ha mezclado, el barril puede impartir una amplia gama de aromas y sabores a los caldos terminados.

Aromas secundarios

Los vinos blancos jóvenes y los espumosos pueden tener un olor que recuerda la cerveza. Esto es provocado por la levadura. Algunos vinos de“postre”tienen un fuerte olor a miel; esto es una evidencia de la botritis, conocida como podredumbre noble, y es típico de los muy grandes Sauternes. La chardonnay que tienen olor de palomitas de maíz con mantequilla o caramelo, lo más probable es que se pasaron por una fermentación maloláctica secundaria, que convierte los ácidos málicos en lácticos, suavizando los vinos y ampliando la gama de los aromas.

Los vinos más viejos tienen aromas más complejos, son menos frutales. Un vino en su plena madurez puede ofrecer una explosión de aromas muy matizada, muy bien entremezclados y difícil de encasillar. Se trata de placer puro. Sin embargo, el esfuerzo identificar los aromas del vino ayuda a centrarse en comprender y sobre todo en retener impresiones de diferentes vinos. Se busca construir un banco en la memoria de los olores del vino y sus significados. Es entonces cuando el lenguaje del vino puede añadir valor a una cata de vinos.

Comments

comments