Antipasto

Sería poco decir que la comida es importante para los italianos. La verdad es que les encanta comer y esto se refleja en el gran orgullo y dedicación con que preparan los distintos platos que marcan el ritmo de la vida familiar.

¿Y qué mejor manera de despertar el apetito que con una vistosa bandeja de antipasto? El término se traduce literalmente como “antes de la comida”, y sus orígenes se remontan a los prolongados banquetes del Imperio Romano.

Hoy en día, antipasto no tiene por qué significar “antes de la comida”, ya que puede constituir un auténtico manjar por sí solo. Así que sírvase, y sirva también a sus invitados, una copa de vino e imprima un poco de pasión italiana a su cocina.

He aquí cuatro sencillas opciones, de las muchas que existen, para hacer en casa. Las puede acompañar con tostadas de pan campesino, galletas saladas o grisines o señoritas. Buon appetito.

Carpaccio de lomito

Carpaccio de carne

Esta preparación rinde para ocho personas y además no le quitará mucho tiempo, apenas 15 minutos más lo que dure la refrigeración. Solo necesita 400 g de lomito, 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra, hojas de rúcula troceadas, 60 g de parmesano que puede cortar en virutas o rallarlo, y aceitunas negras cortadas en rodajas.

Lo primero que debe hacer es retirar la grasa y los nervios visibles de la carne y congelarla durante 1 o 2 horas, hasta que adquiera consistencia sin quedar rígido, para que así pueda cortarse en filetes muy finos con un cuchillo grande y afilado. Disponga la carne en una fuente y déjela a temperatura ambiente. Antes de servir, rocíela con el aceite y decórela con la rúcula, el parmesano y las aceitunas.

Un dato interesante, si quiere ahorrar tiempo, es que con antelación corte la carne unas horas antes y refrigerarla tapada. Aderezarla con aceite y decorarla con los demás ingredientes, justo antes de servirla.

Tomates cherry rellenos

Tomates cherry rellenos

Esta opción es bastante rápida, unos 15 minutos, y le alcanza para 16 unidades. Precisamente lo que necesitan son 16 tomaticos cherry, 50 g de queso de cabra, 50 g de ricotta y 2 lonjas de jamón picadas finamente.

Para comenzar, debe cortar la parte superior de los tomates, vacíelos y deseche la semillas. Vuélquelos sobre papel de cocina y déjelos escurrir unos minutos. Después mezcle los quesos hasta obtener una pasta fina.    Agregue el jamón y aderécelo todo. Rellene los tomates y refrigérelos hasta su consumo.

Melón con jamón

Melón con jamón

Esta propuesta es refrescante y rápida. Solo requiere 1 melón dulce grande, 16 lonjas de jamón y aceite de oliva virgen extra.

Despepite el melón y luego córtelo en tajadas finas envueltas, cada una, con una lonja de jamón. Aderécelas con aceite y pimienta negra molida y refrigérelas hasta su consumo.

Berenjena marinada

Berenjena marinada

Esta preparación rinde para 6-8 personas. Necesita 750 g de berenjena, ¼ (60 ml) de aceite de oliva, 2 cucharadas de vinagre balsámico, 2 dientes de ajo majados, 1 filete de anchoa picado fino y 2 cucharadas de perejil fresco picado.

Corte la berenjena en rodajas gruesas en diagonal. Póngalas en un colador y espolvoréelas con sal. Al cabo de 30 minutos, aclárelas y séquelas. Luego, mezcle bien el aceite, el vinagre, el ajo y la anchoa, y sazónelo todo al gusto. Caliente aceite en una sartén y fría la berenjena por tandas. Pásela a un cuenco, incorpore la marinada, el perejil y déjela macerar 4 horas. Sírvala a temperatura ambiente.

Por ejemplo, también pudiera rellenarlas con verduras en escabeche: cebollas, pimentones, zanahorias y coliflor.

También le puede interesar: Papas fritas con… tres opciones picantes para acompañarlas

Comments

comments