Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra

“El venezolano es un gran amante de los quesos”, dice Miguelángel Tálamo Beaujon, líder en todos los sentidos de Agropecuaria Austin. La empresa, establecida entre su hogar en Caracas y su finca en Yaracuy, busca expandir al máximo la cultura de estos lácteos en el país. Una propuesta fresca, cremosa y deliciosa para redescubrir los exquisitos quesos de cabra.

Para Tálamo, tiempo atrás, estos productos habían permanecido apartados del paladar criollo. Sus consumidores, explica, eran muy específicos y se limitaban mucho a ciertas regiones de la nación. En sus palabras, eran bocados que no gozaban de mucha popularidad dentro de una sociedad apasionada por el queso y sus variedades.

Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra

Las razones fundamentales de esto derivaban de los métodos artesanales con los que se hacían. Caracterizado por las notas ácidas de su sabor, el queso de cabra es muy sensible a las condiciones del ambiente. Para Miguelángel esto aportaba sensaciones fuertes que podían llevar a su rechazo.

Pero desde hace algunos años el panorama ha ido cambiando. “La movida gastronómica pedía quesos de cabra de calidad”, dice con firmeza. Consciente de este espacio en el mercado, busca explotar al máximo con su propuesta las propiedades de la leche caprina. Todo dentro de una producción de preparados y subproductos de estos lácteos. Desde elaborados frescos hasta otros ahumados y madurados, la iniciativa de su negocio es mostrar lo gustoso que pueden llegar a ser.

La memoria del gusto

Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra

Tálamo creció en un entorno en el cual los quesos de cabra eran muy normales día a día. Su madre provenía de uno de los países con mayor arraigo de estos bocados: Francia. Y, justamente, ella llegó a tierras falconianas, una de las zonas productoras por excelencia de derivados de leche de cabra. Desde muy pequeño, pues, llenó su cotidianidad de estos sabores marcados y típicos.

Abogado de profesión, y también hombre de negocios, hace unos años quiso dar un aire más campestre y natural a su vida y la de su familia. Esto lo llevó a querer incursionar en un área diferente. Adquirió, entonces, una casa de campo en los valles de Nirgua, estado Yaracuy. Es así como surge el proyecto de Agropecuaria Austin para criar ovinos, caprinos, y producir queso. Su nombre se debe a la capital del estado de Texas en Estados Unidos, una localidad muy visitada por su núcleo familiar y muy dedicada a las actividades agropecuarias.

Miguelángel narra entre risas que toda esta aventura “les ha obligado a leer y aprender mucho”. Para él, dentro de los tres años de vida del negocio, el último ha significado el mejor de todos por la inclusión en el mercado. Dice con orgullo que ha sido un “proceso prematuro pero de mucho éxito”: “La gran aceptación nos ha hecho dar pasos agigantados”.

El placer de los quesos de cabra

Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra

“Nuestra receta es totalmente casera y artesanal”, dice Tálamo. “Como productores caprinos somos pequeños. Priorizamos la calidad antes que la cantidad”, agrega.

Asegura que sus procesos de preparación son totalmente naturales y saludables. Una de las premisas de su trabajo es la no utilización de químicos conservantes: “Para esto usamos solo aceite de oliva y sal”.

Dentro de su gama de ofertas al público, tres son los quesos que poseen: frescos, ahumados y madurados. El primero es uno sencillo de leche, cuajo y sal, que presenta una textura cremosa y se prepara en poco tiempo, mientras que el segundo recibe su sabor distintivo gracias a la leña de árboles de naranjas. Por otro lado, los madurados son uno de los principales atractivos de la firma. Estos pasan un total de 90 días envejeciendo antes de ser vendidos, lo cual marca aún más sus sabores.

Una de las peculiaridades de los madurados es que el proceso se hace en la propia casa de Tálamo, en la ciudad capital. Para cuidar del proceso y la evolución adecuada de los elaborados, los lleva hasta su hogar, donde constantemente los vigila, los voltea y masajea con aceites para mantenerlos de la mejor manera.

El emprendedor asegura que es imposible controlar que todas estas variedades se desarrollen de la misma forma hasta alcanzar el resultado final: “Las condiciones del ambiente siempre varían, por lo que cada queso termina siendo una pieza única”.

Además de esto, también cuentan con otras opciones para los comensales, como ricotta y queso crema natural, así como con versiones con pimentón ahumado y pesto con albahaca.

Con la familia a la cima

Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra

Detrás de todo el éxito del emprendimiento, que ya es una realidad, está el trabajo de una familia. Tanto su esposa, Jennifer, como sus dos hijos colaboran de distintas maneras. Su compañera de vida y su primogénito son parte del proceso de maduración y preparación de los quesos. Por otro lado, el menor de los Tálamo se relaciona más con los caprinos y su crianza.

Ellos mismos son los encargados del transporte, la distribución y la comercialización de sus productos. “Todo lo hacemos con amor y pasión”, asegura. Tanto esfuerzo y dedicación, sin duda, ha dado frutos a su propuesta: “Algunos chefs reconocidos piden nuestros quesos de cabra para sus platos. Muchos quedan impresionados con la calidad que les damos”. También comenta que a través de su cuenta en la red social Instagram (@agropecuaria_austin) la cantidad de mensajes es grande: “La demanda es mucho mayor que la oferta que podemos ofrecer”.

Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra

Entre sus principales objetivos está masificar su producción para poder satisfacer a sus clientes. Además, sueña con llevar sus preparados a otras naciones. Para esto proyectan trabajar también en Estados Unidos, ya que, dada la situación del país, es imposible exportar lácteos por falta de licencia sanitaria internacional.

Su deseo es expandir sus sabores a más lugares. Todo sin perder la esencia artesanal que les ha distinguido desde sus inicios.

El reconocimiento a las protagonistas

Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra
Desde su nacimiento reciben un verdadero trato de consentidas

“Las cabras desatan pasión”, dice sobre las artífices incógnitas del trabajo. Alega que todos sus animales reciben el mejor trato: “Dentro de la producción de lácteos no existe la mortalidad, sino todo lo contrario. Eso genera algo sentimental”.

Sin distinción, son tratadas con delicadeza y cariño. “Son nuestras consentidas”, agrega. Brindar la mayor comodidad posible es la prioridad, por lo que gozan de musicalización para su relajación y de la alimentación adecuada para su salud.

Miguelángel asegura que todo esto es muy importante para que las cabras rindan al máximo: “Cualquier factor puede afectar su ánimo. Por ejemplo, si un perro ladra durante toda la noche, al día siguiente la cantidad de leche no será la misma. Debemos cuidarnos hasta de eso”.

Agropecuaria Austin y sus deliciosos quesos de cabra
Las condiciones de la finca buscan “consolidar el rebaño”.

Además, poseen la compañía del denominado “manejador”. Este es el encargado de llevarlas a un patrón de comportamiento determinado en lo que Tálamo llama jocosamente “la cabronalidad”. Entre sus corrales abundan todo tipo de razas, pero destacan la Saanen, la Alpina, la Nubian y la Canaria, famosas por sus características.

Todo el cariño y empeño tienen como motivo la “consolidación de un rebaño”, explica el productor. Las muestras de su dedicación en este aspecto se han visto retribuidas en más de 70 premios ganados por sus ejemplares. Las cabras de Austin han logrado galardones en la Feria Caprina de Carora, uno de los eventos más importantes del área.

“Para nosotros nuestros quesos de cabra son como un hijo. La gente no sabe todo el esfuerzo y trabajo detrás de cada uno de ellos. Por esto, cuando vemos la satisfacción de las personas al probarlos, nos motivamos a seguir adelante”, concluye Miguelángel.

También le puede interesar:  Angélica Locantore, dulce acento criollo en El Celler de Can Roca

Comments

comments