José Peñín vinos sorpresivos 2019
El creador de la Guía Peñín se impresionó con varios vinos durante el 2019 / Foto vía: Twitter.com

José Peñín, escritor, crítico de vinos y creador de la guía vinícola que lleva su nombre, es una de las voces más respetadas del sector en España. Conforme se acerca el final de 2019, el experto en la bebida compartió los que fueron los ejemplares más inesperados entre sus favoritos este año.

Peñín recopiló en la lista botellas que degustó sin muchas expectativas, pero que lograron sorprenderlo. El experto explica que en ocasiones es fácil esperar algo de una copa según la información que se tenga a la mano, como enólogo, la bodega, la región o la DO. Sin embargo, confiesa que estos fueron los que lograron superar esta barrera.

José Peñín
José Peñín en el XX Salón de los Mejores Vinos / Foto: Carlos Aranguren

1902 Centenary Carignan 2015 Tinto de Celler Mas Doix

Un vino con DOC Priorat que se elabora en su totalidad con uva cariñena. Según la Guía Peñín, en la que obtuvo 98 puntos, resalta por ser “elegante, lleno, largo y persistente” en boca.

“Los monovarietales de cariñena o son muy maduros con menor expresión varietal para esquivar los taninos más o menos rústicos o, todo lo contrario”, dice el crítico sobre lo que preveía del vino.

Pero al probarlo, comparte, le impresionó su “rareza de combinar elegancia y potencia con expresión frutal y especias finas”, que no esperaba de ese tipo de uva.

Arzuaga Albillo 2007 Blanco de Bodegas Arzuaga Navarro

El 2019, fue un año histórico para la DO Ribera del Duero, pues por primera vez incluyeron vinos blancos bajo su control. En nariz, resalta por sus “notas de chocolate, fósforo, incienso, especias y piel de naranja amarga”, que se combinan con un buen equilibrio de amargor y dulzor al beberlo.

Se hace con uva Albilo Mayor, por la cual José Peñín no apostaba mucho. Sin embargo, el trabajo del enólogo Jorge Monzón, el cual destaca, logró hacer una bebida “radiante. Plena de recuerdos de hierbas secas, hidrocarburo, frutos secos”.

Viña Tondonia Rosado Gran Reserva 2008 de Bodegas López de Heredia

Tiene el sello de calidad de la Denominación de Origen Calificada Rioja. Es famoso por sus aromas de canela, pétalos de rosa secos y almendras. El experto en vinos esperaba encontrarse con “un vino cargado de roble con fruta apagada”.

Para su grata sorpresa, expresa que “es un rosado de otra liga”. Comparte que tiene “una riqueza de aromas de reducción y cuero con leves y elegantes taninos”.

Canta la Perdiz 2015 Tinto Reserva Particular de Dominio del Águila

Otro DO Ribera del Duero. Es una mezcla de Tempranillo, Cariñena, Bruñal, Bobal y Albillo. Peñín explica que este es un “vino salvaje”, que no deja de ser elegante.

Comparte que su fuerte está en que es rico en sabores frutales y “guiños balsámicos”.

Turo D’en Mota 2006 Brut Nature de Cava Recaredo

Uno de los espumantes que más sorprendió al crítico. En sus palabras, pensaba que era un Cava con un perfil muy tradicional, pero no fue así. Considera que los enólogos de la casa catalana conocen a la perfección los métodos de envejecimiento para mantener la finura y la frescura aún latente.

José Peñín
José Peñín/ Foto: © Cocina y Vino

Clunia Malbec 2016 Tinto de Bodegas Clunia

Hecho en Burgos, tiene el honor de estar entre los mejores apreciados por el creador de la Guía Peñín. Su característica principal está en los viñedos de donde proviene la uva que están a mil metros de altura.

José prevía un Malbec similar a los hechos en Mendoza (Argentina), pero la realidad fue algo distinta. Explica que es “fresco, maduro, pero también balsámico y elegante”.

Fuentes del Silencio las Quintas 2017 de Fuentes del Silencio

Proveniente de León, el especialista juzgó la botella por su uva principal de la región, la Prieto Picudo, que transmite potencia y taninos rústicos.

Al momento de degustarlo, determinó que estaba hecho con “Mencía sabiamente combinada con garnacha tintorera y algo de la blanca palomino”. Lo califica como inusitadamente elegante y una de las revelaciones del 2019.

Cal 2018 Blanco de Verónica Ortega

Una creación de la bodega personal de la viticultora Verónica Ortega. Es un DO Bierzo que ha ganado popularidad últimamente.

Para Peñín, su toque está en su “afilada acidez”.

Albanto Veinte Kilos 2017 Blanco Dulce de Albanto Wines

El conocedor de vino expresó su impresión sobre los procesos con que se elabora esta botella. “No podía imaginarme que de la uva albarín secada entre hojas de periódicos en las partes altas de la bodega, naciera este vinazo pletórico de complejidad comparable a los mejores pasitos italianos y sin pasar por roble. ¿Cómo sería este vino con una crianza en madera? Soberbio”, cita en su blog.

Niño Perdido Madre N.º 5 Rancio de La Calandria

La uva Garnacha es el sello particular de este ejemplar. Es elaborado por una casa familiar con pocos años en el sector.

“Una garnacha con atisbos de volátil, barniz, avellanas, rico en especias, complejísimo, donde se entremezclan notas de pastelería y una panoplia de frutos secos”, indica José Peñín.

También le puede interesar: Vinos españoles entre los mejores según Decanter

Comments

comments