tomar vino

Siempre se ha dicho que tomar vino es bueno, porque nos hace más felices y liberamos endorfinas, esas que nos permite relajarnos y disfrutar más el momento.

Durante años, investigadores de universidades del mundo han realizado diferentes estudios, para demostrar los beneficios para la salud de consumir estos caldos, en especial, el tinto. Eso sí, de una manera moderada.

Algunas razones

Malentendidos típicos en el mundo del vino

Reduce el riesgo de enfermedades cardíacas

La estadounidense Universidad de Harvard destaca que las personas que beben vino en dosis moderadas, tienen menos probabilidades de sufrir un ataque al corazón, al menos en 30%.

Es antibacteriano

Un análisis de la West Virgin University determinó que tanto el vino tinto como el blanco poseen la cualidad de reducir las bacterias de los alimentos que consumimos, logrando un efecto de protección en el cuerpo.

Previene la ceguera

Un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad Washington, publicó que el tinto puede detener el crecimiento de los vasos sanguíneos que están fuera de control en el ojo: la angiogénesis, que causa la ceguera. El resveratrol del vino es el que lo protege.

Fortalece los huesos

En la Universidad de Tufts en Boston, se hizo una investigación con 2.400 personas, en la que se asegura que las mujeres que toman vino tienen menos posibilidades de perder masa ósea, debido al efecto que tiene sobre la densidad mineral de los huesos.

Es antidepresivo

Científicos españoles concluyeron que tomar vino puede reducir el riesgo de depresión, luego de un experimento con 2.683 hombres y 2.822 mujeres, entre 55 y 80 años, durante siete años. Si bebían de seis a siete copas por semana eran menos propensos.

Disminuye el colesterol

Varios estudios han demostrado que una copa de tinto al día (más no el blanco), disminuye la concentración de placas aterogénicas en las arterias y aumenta los niveles de HDL de colesterol bueno.

Menos posibilidades de cáncer de colon

En la Universidad de Leicester, en Reino Unido, determinaron que el resveratrol hace que el consumo moderado de vino reduzca la tasa de tumores intestinales en 50%.

Otros motivos para beberlo

Lágrimas del vino

Protege contra quemaduras solares

Una investigación de la Universidad de Barcelona, España, arrojó que derivados del vino y la uva, en este caso, los flavonoides, ayudan a reducir los efectos dañinos de los rayos UV. Se debe a que inhiben la formación de especies reactivas de oxígeno que dañan la piel.

Previene la demencia

En Loyola University Medical Center, en Chicago, los científicos concluyeron que tomarlo puede reducir el riesgo a desarrollar demencia. Esto basado en un análisis de datos de trabajos académicos desde 1977 y realizado en 14 países. Se determinó que el riesgo es menor, debido a que el resveratrol reduce la viscosidad de la sangre.

Reduce el cáncer de mama

En Cedars-Sinai Medical Center en Estados Unidos, descubrieron –en el vino tinto-, que las sustancias que están en las semillas de las uvas bajan los niveles de estrógeno en las mujeres premenopáusicas, mientras que aumentan los de testosterona. Mezcla perfecta para reducir el riesgo al cáncer de mamas.

Ayudaría con la diabetes

Tomar vino tinto parece ser capaz de reducir los niveles de insulina en la sangre, ayudando de esta manera a los pacientes diabéticos. Su eficacia real está todavía en fase de experimentación, pero los estudios publicados demuestran que el resveratrol ayuda a controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Aliado de la próstata

La Universidad de Harvard arrojó que los hombres que beben entre cuatro y siete copas de vino tinto a la semana, tienen solo la mitad de probabilidades de ser diagnosticados con cáncer de próstata que los que no beben vino. Se cree que está relacionado con las sustancias flavonoides y el resveratrol.

También le puede interesar: Sabich, el popular sándwich israelí

Comments

comments