Destapar botella de vino
Varios son los motivos para abrir ese ejemplar que está guardado desde hace un tiempo

Para gran cantidad de personas es costumbre tener una botella de vino (o más), esperando alguna ocasión especial para destaparla y disfrutarla. Pero, según los conocedores y amantes de la bebida, no es necesario tener que esperar, porque razones hay de sobra.

¿Necesita envejecer más?

Do Ribeira Sacra
Los expertos indican que los buenos vinos fueron hechos para gozarlos y no para admirarlos

Existe la presunción de que todos los vinos mejoran con el tiempo. Esto aplica para que entren en la categoría de Crianza, Reserva o Gran Reserva, que suelen evolucionar y hacerse más complejos con los años. Sin embargo, en el caso de los vinos jóvenes lo mejor es consumirlos pronto.

Cuando se trata de un vino que evoluciona constantemente, se debe tener en cuenta que dependiendo de cuándo se destape, este será diferente. Ronald Buyukliev, sumiller de Estiatorio Milos en Las Vegas, asegura que no hay solo un buen momento para abrir un vino, sino que cualquiera lo es.

No es obligatoria una ocasión especial

Casi siempre se utiliza como excusa que no se ha presentado la oportunidad para destapar esa botella. Al respecto, el enólogo Robert Daugherty pregunta ¿por qué esperar una ocasión especial, cuando el vino puede ser la ocasión?

“A veces la espontaneidad te da una excusa para celebrar el aquí y el ahora, que es donde estamos más preparados para vivir”, destaca.

Perfecto para recordar un viaje

Hay para quienes es costumbre conservar botellas de los lugares que han visitados, como recuerdo de esa experiencia. Los expertos opinan que beber ese vino puede ser la forma ideal de trasladarse a esos sitios con cada sorbo.

“Cuando abres la botella, te trae memorias fuertes del tiempo que tuviste allí”, explica Buyukliev.

Por su parte, Amy Racine, directora de bebidas del grupo JF Restaurants, indica que esperar demasiado puede causar el efecto contrario. “Si lo guardas por mucho tiempo, puede que no sea como lo tienes en tu mente“.

No limitarse por el maridaje

barricas de vino
Puede ser una oportunidad perfecta para conocer nuevos sabores y notas

El sumiller Michael Biddick dice que no hay que acompañar, necesariamente, el vino con algo de comer, pues puede disfrutarse solo. Tanto él como Daugherty tienen la convicción de que la mejor compañía para un vino es la gente, por lo que invitan a brindar con personas queridas y cercanas.

Recomiendan no encasillarse en las creencias de que los blancos deben ir con pescados y los tintos con carnes rojas. Se puede experimentar y quizás se consiga una unión deliciosa e inesperada.

Sin miedo a las botellas que parezcan dañadas

Un corcho muy seco puede ser señal de que un ejemplar se ha dañado, pero eso no está escrito en roca. Si una botella de vino no se ha almacenado de forma correcta, es probable que se haya estropeado, pero esto no se sabrá hasta que se destape.

Daugherty comenta que, incluso, hay bebidas que mejoran o se transforman de buena manera con un poco de oxidación. Asimismo, precisa que la textura o el color pueden verse ligeramente potenciados. “El vino puede evolucionar de maneras fascinantes”.

Descubrir algo nuevo

tomar vino
Cualquier instante es bueno para descorchar una botella

Cuando se recibe una botella desconocida como regalo, pues es la oportunidad para probar algo diferente. Buscar información por internet puede ser suficiente para entrar en contexto y animarse a abrirla.

En esencia, los duchos en la materia siempre invitan a gozar de todo lo que el fermentado de uvas tiene para ofrecer. “Los enólogos quieren que la gente disfrute beber su vino, no apreciarlo como una pieza de museo en el Louvre”, subraya Biddick.

También le puede interesar: ¿Cata de vinos en casa? Consejos para hacerlo

Comments

comments