Qué es una cata horizontal de vinos
Foto: 123rf

La cata de vinos es el método mediante el cual evaluamos y apreciamos sus características organolépticas. Existen dos tipos de cata, según su organización, la cata horizontal y la cata vertical. Las catas pueden ser profesionales o lúdicas, dependiendo de si los participantes son profesionales, conocedores o entusiastas. Por ejemplo, en un concurso internacional de vinos nos encontraremos una cata técnica. Pero muy probablemente disfrutaremos de una cata lúdica en un evento social, como la inauguración de un restaurante.

En esta oportunidad explicaremos más detenidamente de qué se trata la cata horizontal.

Foto: 123rf

Cata horizontal de vinos

Consiste en catar vinos de la misma añada, principalmente, y también de la misma variedad de uva(s) o de la misma denominación de origen, con la intención de compararlos entre sí y apreciar las diferencias que se pueden hallar en cada uno, a partir de un factor común. Este tipo de cata es la que utilizamos para destacar las diferencias que aportan los variados métodos de vinificación de una misma cosecha en diferentes zonas. También podremos apreciar el impacto del terroir en la misma variedad de uva.

Cómo organizarla

Para llevarla a cabo debemos contar con los elementos básicos de la cata:

  • Copas de cata o copas básicas (para tinto o blanco).
  • Mantel o tapete individual color blanco.
  • Libreta para anotaciones y pluma.
  • Agua fresca para beber.
  • Pan o galletas neutras.
  • Disponer de un ambiente tranquilo, sin ruidos ni olores fuertes. Buena iluminación, preferiblemente de día.

Procedimiento para la cata

Se anunciará a los participantes cuál es el factor común de los vinos a catar, que debería ser la cepa o la DO, además del año. Idealmente, este tipo de cata debería ser a ciegas; es decir, colocando cada botella dentro de una funda individual de color oscuro. De este modo, se podrá apreciar cada vino sin dejarnos influenciar por su marca u origen. Los vinos se servirán uno por uno en su momento, para que no haya variación en la temperatura que pueda afectar la evaluación objetiva.

Cata horizontal de vinos / Foto: 123rf

Es recomendable catar y dejar un remanente en la copa, para analizarlo luego de un rato. Así se apreciará cómo va evolucionando el vino en contacto con el aire y con los cambios de temperatura. Cada vez que se termina de catar un vino, se recomienda limpiar el paladar con un sorbo de agua y pan antes de continuar con el próximo. En orden, se van anotando las impresiones de cada uno. Por último, se descubren los vinos catados para sorprender a los participantes.

También te puede interesar: Sigue estos pasos para catar vino como un profesional

Comments

comments