malbec

Mientras en los vinos del Viejo Mundo se asocia una región con una o varias cepas; en el Nuevo Mundo, se asocia una cepa a un país. De este modo, muchos países no europeos han sabido asociarse a una o dos cepas que producen muy bien y las cuales son, por decirlo de alguna manera, sus best-sellers en los mercados internacionales. Argentina ha hecho este vínculo con dos uvas; la blanca y fragante torrontés y aun con más fuerza, la tinta malbec.

El malbec aunque es de origen francés está muy bien adaptada al país. A pesar de que hoy en día existen varios países que también producen malbec, nadie discute el protagonismo de los vinos argenitnos. Allí esta cepa se muestra con personalidad intensa, que balancea la fuerza y la gracia.

Notas de cata del Malbec

Al hablar de una nota de cata para el malbec es importante recordar que la región y la vinificación representan un aporte importante para el resultado final del vino; sin embargo, en general, se trata de vinos de taninos moderados, con un breve ataque dulce. En boca también se muestra una agradable frutosidad que evoca a moras, bayas y en algunos casos, fruta cocida o confitada.

El color de los malbec tiende hacia los destellos púrpura, y su tonalidad es intensa debido a la alta extracción de color que la cepa ofrece. De hecho, originalmente el vino que de ellas se hacía en Francia se llamaba “vino negro de Cahors”. El malbec adquiere profundidad gracias a un distinguido toque de aromas a especias, chocolate oscuro y cuero.

Se trata de un vino muy versátil para armonizar. Se adapta bien a muchos sabores, en especial de carnes rojas; por su facilidad para beber, también puede compartirse simplemente con una buena conversación.

Comments

comments