vinos de España
13770058 - vineyard at autumn, la rioja spain

La clasificación del vino es muy variada y extensa a nivel mundial, por sus diferentes denominaciones de origen, que se extienden por todo el mundo, destacando las de España por su amplia calidad y tradición.   

Cocina y Vino, te invita a conocer un poco más, la interesante historia de los vinos españoles, intensos en sabor y curiosidades. 

El origen de la vinicultura en España se remonta al segundo milenio antes de Cristo, y se presume, que las primeras plantas de uva o Vitis Vinifera, provienen de la región española Empordá-Costa Brava, y su actividad, desde aquel entonces, ha resistido devastaciones y guerras, recesiones y épocas de abundancia, para ser lo que es ahora, una de las más importantes actividades económicas de esta región.

En Europa, la producción de vino es muy vasta. Alemania, España, Francia e Italia son sus mayores y más importantes representantes, el mundo entero puede disfrutar sus distintos vinos. Pero son los vinos españoles los que merecen una mención especial, no sólo por su reconocida calidad o su gran historia en el mundo del vino, sino también porque su tradición y amor por esta bebida lo convierten en uno de los mejores del mundo. 

A la clasificación de los vinos se le llama denominación de origen, puesto que proceden de lugares muy específicos, una Denominación de Origen es una zona concreta donde se produce y elabora un producto agrícola o alimenticio cuyas características vienen dadas por esa ubicación geográfica. Las D.O. se han ido regulando y legislando a lo largo del último siglo, desde el Estatuto del Vino de 1932 hasta la ley 24/2003 de la Viña y el Vino. Desde un punto de vista legal, las D.O. sirven para designar y proteger un producto perteneciente a una zona determinada, pero implican mucho más: tradiciones, costumbres, mitos, leyendas y la historia de esos lugares,  siendo España, una de las principales locaciones con matices que hacen de sus viñas las preferidas por lo que ofrecen al paladar.

La denominación de origen que aparece en las etiquetas de los distintos vinos no se refiere únicamente a la geografía, es decir, en dónde se hizo, y en los vinos toma una relevancia más importante aún, porque muchas veces es determinante para su calidad y probablemente no exista otro igual en todo el mundo. 

Hay que recordar que España tiene una mayor área de viñas que Francia e Italia, pero su producción es menor, y eso debe ser síntoma de la preocupación de la calidad ante la cantidad.

Según la ley del año 2003 -Ley de la Viña y el Vino- y el reglamento sobre los Vinos de la Tierra establecen las distintas clasificaciones, tanto por control y características, como por envejecimiento del vino, existe una clasificación según su proceso de elaboración y sus controles que se divide en dos grandes grupos: los Vinos de Calidad Producidos en Regiones Determinadas (VCPRD) y los Vinos de Mesa (VDM).
 
También están los vinos con Denominación de Origen (DO), cuyo prestigio que procede de una zona determinada y es reglamentado por un Consejo Regulador; los vinos de Calidad con Indicación Geográfica, con uvas procedentes de la misma y cuya calidad, los Vinos de Pago, originarios de un sitio rural con características edáficas y de microclima propias que lo diferencian y distinguen de otros de su entorno; los vinos de Mesa (VDM), con una calidad teóricamente inferior, pero que en ocasiones alcanzan niveles iguales o superiores y los vinos de Tierra, producidos en determinadas zonas que son perfectamente identificables y con marcadas características locales, siguiendo una normativa vinícola y enológica no tan exigente como la de las DO.

También, la clasificación de los vinos abarca su envejecimiento y sus características; como los Vinos Gran reserva, con vinos tintos con un periodo mínimo de 60 meses de envejecimiento y vinos blancos y rosados con periodo de 48 meses; los Vino Reserva, con tintos con un periodo mínimo de envejecimiento de 36 meses y blancos y rosados con un periodo de 18 meses; los Vinos de crianza con  vinos tintos envejecidos como mínimo 24 meses y vinos blancos y rosados con un periodo mínimo de 18 meses; Vinos viejos con un periodo mínimo de 36 meses; el Vino añejo envejecido 24 meses; y el Vino noble; con un periodo mínimo de envejecimiento de 18 meses en total en recipientes de madera de roble o en botella.

De esta manera, se afirma que una de las Denominaciones de origen de más tradición en España es La Rioja, ubicada en el centro-norte de España e históricamente la región vinícola más importante del país, con la Uva Tempranillo como la principal en su variedad, aunque también se permiten la granacha, graciano y mazuelo.

La producción del Rioja Tinto afortunadamente ha sufrido una modernización, que lo ha llevado a pasar de un vino pálido y escaso  de frutosidad a un modernismo que destaca el sabor afrutado con un panorama nuevo.

En La Rioja se clasifica a los vinos por su envejecimiento en barrica de roble, que abarca tres categorías:

Crianza: que son los vinos tintos envejecidos con un mínimo de 24 meses antes de salir al mercado, de los cuales un mínimo  de 6 habrán estado en barricas de roble y el resto en botella.

Reserva: con un período mínimo de envejecimiento de 36 meses antes de salir a la venta, con un mínimo de 12 meses en barrica de  roble y el resto en botellas.

Gran Reserva: los vinos que tienen un período de envejecimiento mínimo de 60 meses, de los que habrán pasado en barricas de roble 18 meses y el resto en botellas.

Hasta el momento, las mejores cosechas de rioja datan de los años 2001, 1995, 1994, 1989, 1982 y 1981.

Una curiosidad del vino rioja es el dorado elaborado por el productor Marqués de Murrieta, resultante de una mezcla de diferentes uvas  locales, envejecido en roble y de sabor intenso, que aunque no es el preferido por todos, ¡es el de mayor carácter!.

 

18113347 - madrid - october 21: people eat at mercado san miguel on october 21, 2012 in madrid. according to tripadvisor, it is the 2nd top shopping destination in madrid.

Comments

comments