José Peñín
José Peñín/ Foto: © Cocina y Vino

Una de las voces más reconocidas y respetadas en el sector vinícola español es, sin duda, la de José Peñín. El crítico, escritor y creador de la Guía Peñín compartió sus apreciaciones sobre las denominaciones de origen (D. O.) de España, indicando que no son, necesariamente, sinónimos de calidad.

En una entrevista para el portal Vinetur, el especialista en vinos desmitificó una de las creencias más populares entre los amantes de la bebida.

Según expone José Peñín, el origen de las D. O. surgió de “las ordenanzas de los siglos XV y XVI, que en general marcan el tiempo contemporáneo”. Reseña que en aquellos tiempos se “atendía al territorio desde un punto de vista socioeconómico”. De esta forma, se buscaba proteger el comercio local, impidiendo que otros vinos se vendieran en un poblado en específico. “En localidades como Peñafiel, en el siglo XVI no se admitía vino de fuera para no deteriorar el comercio de los vinos propios”, comparte el crítico.

Consejos para catadores de José Peñín
Peñín es famoso por ser el creador de la Guía Peñín, una referencia en el sector viníciola español / Foto vía: BoardingPassTv.com

Las reglas fueron estableciéndose y fueron demarcándose los territorios que hoy en día componen las múltiples denominaciones de origen. “Ahora, para mí, la denominación de origen no es un sinónimo de calidad. Lo fue hasta los años 70 porque había un desmadre tremendo y la calidad del vino dejaba mucho que desear”, añade. Continúa argumentando que en aquella época el consumo de vino respondía más a una necesidad alimentaria que al placer. “Lo importante era tener un vino normalito con su grado alcohólico y punto”, comenta, y destaca que los territorios solo demarcaban parámetros para evitar ejemplares de otras regiones y “no para ofrecer más calidad”.

Para explicar cómo hay vinos que no pertenecen a una D. O., pero son excelentes, menciona a su propia Guía. “Hay vinos de 97 puntos de zonas vinícolas absolutamente desconocidas o vinos de mesa que ni siquiera están acogidos a un vino regional y que tienen puntuaciones altas. Eso para mí es bueno”.

¿Para qué sirve una denominación de origen hoy?

Responde que “sencillamente, son plataformas o consorcios socioeconómicos gigantescos que mediante la unión de todos pueden vender más por su marca”. En sus palabras, eso no garantizará que el vino sea bueno. “La calidad siempre estará producida por el elaborador”, comenta.

Por otro lado, señala una tendencia creciente entre productores: resaltar no solo la D. O., sino también el municipio de origen del vino. “Es decir, no solamente distinguir Rioja sino especificar que es de determinada localidad”.

También le puede interesar: Cómo escoger el vino ideal para el maridaje

Comments

comments