CocinaYVino_Château d'Yquem_2019
Los vinos de Château d'Yquem son los únicos Sauternes clasificados como "Premier Grand Cru Classé Supérieur" / Foto: Irene Franco © Cocina y Vino

Proveniente de la región de Sauternes en Burdeos, Château d’Yquem es la auténtica leyenda de los vinos dulces que ha sobrevivido a siglos de historia. Esta delicia le ha dado un significado especial a los de su tipo, debido a su excepcional aroma y delicado sabor. Ese amarillo brillante que con los años se van convirtiendo en un ámbar cual color caramelo termina por mostrarse con los mejores matices del caoba para la fascinación de los que verdaderamente saben apreciar su estilo.

Sauternes es una Apelación de Origen Controlada (AOC por sus siglas en francés) que debe su nombre a la ciudad en la que se origina y que forma parte del pueblo de Gironde en Nueva Aquitania. Ese sistema de protección geográfica definido en el suroeste de Francia es el garante de los vinos dulces que allí se elaboran a base de uva botritizada, o de maduración tardía, pertenecientes a las únicas variedades permitidas: semillón, sauvignon blanc y muscadelle.

Clasificado como el único vino Premier Grand Cru Classé Supérieur, Château d’Yquem destaca como una de las bebidas dulces más importantes del mundo. La finca de 113 hectáreas, que primero fue propiedad del rey de Inglaterra hasta pasar a manos de familias francesas, llegó a Jacques Sauvage en el año 1593. Él y sus descendientes, los de la familia Lur-Saluces, estuvieron al frente del negocio hasta que en 1996 la firma Louis Vuitton-Moët Hennessy (LGMH) compró la bodega.

CocinaYVino_ChateaudYquem_2019
La región de Sauternes en Burdeos, al suroeste de Francia, es el hogar del Château d’Yquem / Foto: cortesía Château d’Yquem @Yquem

La armonía del equilibrio

Château d’Yquem ofrece un balance perfecto entre el dulzor y la acidez. “Su sabor te recuerda al albaricoque, a la piel del durazno, a los orejones y los frutos secos. Conforme va pasando el tiempo se torna un poco más complejo, más directo, más torrefacto, de aromas tostados”, describe con precisión Gustavo García, sumiller venezolano formado entre Italia y Francia, que ha asesorado cavas de vinos de alta gama desde hace más de unas década.

Por las características de este vino tan amielado y untuoso, la armonía más clásica para disfrutarlo es con un bloc de foie gras. “Esa textura grasa que aporta el foie, con los sabores tan intensos que tiene más la complejidad del Château d’Yquem es una experiencia fascinante para el paladar. Los más jóvenes pudieran acompañarse con quesos fuertes como los de tipo azul; sin embargo, el maridaje perfecto para que se fundan los sabores, es con el foie”, opina García.

Una reliquia en la calle de Velásquez

“Aquí en la bodega tenemos una vertical desde 1999 hasta 1961 que es, sin duda, de los más importantes de la historia: ha perdido su color amarillo original y se ha ido poniendo marrón, ganando mucho más sabor y valor. Ese año (1961) fue excepcionalmente bueno en Burdeos porque la añada fue perfecta de acuerdo a la validación de los enólogos”, explica Gustavo como parte del equipo de la Mantequería Daniel Manzano, un nuevo espacio gourmet ubicado en Madrid.

CocinaYVino_ChateaudYquem_2019
Gustavo García, sommelier de la Mantequería Daniel Manzano y la vertical de Château d’Yquem que poseen / Foto: Irene Franco © Cocina y Vino

“Los vinos de Château d’Yquem son superiores por la humedad especial que caracteriza a sus viñedos. Los terrenos están en la desembocadura de dos ríos: uno frío (Ciron) y uno caliente (Garona), lo que provoca que se forme una neblina que garantiza que las condiciones estén dadas para que se desarrolle el hongo botrytis cinérea, o la ‘podredumbre noble’ que es necesaria para la elaboración de los vinos de Sauternes”, complementa García.

También le puede interesar: Diferencias entre vino dulce y vino fortificado

Comments

comments