Almacenar Vino Desmantelan falsificadora de vinos en España

Probablemente ha escuchado muchas veces la expresión “tal persona es como el vino: mejora con el tiempo”. Comencemos por recordar algo: solo un pequeño porcentaje de vinos finos se beneficia del envejecimiento a largo plazo. En realidad, la mayoría se disfruta mejor a los pocos años de su salida al mercado (entre 12 y 18 meses).

Si su idea es comprar vinos para madurar, es preferible considerar invertir en almacenamiento de calidad profesional. Asimismo, la clave es saber qué vinos mejoran y por cuánto tiempo debe guardarlos.

Por lo general, los vinos tintos se consideran candidatos más aptos para el envejecimiento, preferiblemente, los que presentan más tanino. Aquellos que son afrutados con poco tanino no se beneficiarán necesariamente con el paso del tiempo. Solo los vinos considerados “premium” mejoran con la edad.

Sin embargo, almacenar vino, ya sea durante uno o 12 años, se trata más de en qué condiciones lo hace que por cuanto tiempo. Seguir estas pautas simples le ayudará a mantener sus vinos a buen resguardo hasta que esté dispuesto a beberlos.

Colección de vinos

1. Manténgalo fresco

El calor es el enemigo número uno del vino. Las temperaturas superiores a 21° C (70° F) ayudarán a envejecer un vino más rápido de lo que generalmente es deseable. Y si hace mucho más calor, su vino puede prácticamente “cocinarse”, lo que resulta en aromas y sabores planos. El rango de temperatura ideal es entre 7° y 18° C  (45° y 65° F). A menudo se considera 12° C (55° F) como casi perfecto. Tampoco se preocupe demasiado si donde almacena sus botellas hay un par de grados más, siempre que las descorche dentro de un tiempo prudencial después de su lanzamiento.

2. Pero no demasiado fresco

Mantener los vinos en la nevera de su hogar está bien hasta por un par de meses, pero no es una buena apuesta a largo plazo. La temperatura promedio del refrigerador cae por debajo de los 7° C para almacenar de forma segura los alimentos perecederos, y la falta de humedad eventualmente podría secar los corchos, lo que podría permitir que el aire se filtre en las botellas y dañe el vino. Además, no guarde su vino en un lugar donde pueda congelarse: si el líquido comienza a convertirse en hielo, podría expandirse lo suficiente como para expulsar el corcho.

3. La constancia también cuenta

Más importante que preocuparse por lograr los perfectos 12° C es evitar los cambios rápidos, extremos o frecuentes de temperatura. La expansión y contracción del líquido dentro de la botella puede empujar el corcho o causar una filtración. Apunte a la consistencia, pero no se vuelva paranoico ante fluctuaciones menores de temperatura. Los vinos pueden, de hecho, sufrir más durante el tránsito desde la bodega hasta la tienda. Incluso si el calor ha provocado que el vino se filtre más allá del corcho, eso no siempre significa que esté arruinado. No hay forma de saberlo hasta que lo abra y aún podría estar delicioso.

Los premiados de la Guía de Vinos Gourmets 2019

4. Apague las luces

La luz, especialmente la solar, puede representar un problema potencial para el almacenamiento a largo plazo. Los rayos UV del sol pueden degradar y envejecer prematuramente el vino. ¿Una de las razones por las cuales los viticultores usan botellas de vidrio coloreadas? Son como lentes de sol para el vino. Por otro lado, la luz de los bombillos domésticos probablemente no dañará el vino en sí, pero a la larga puede desvanecer sus etiquetas. Los bombillos incandescentes podrían ser un poco más seguros que los fluorescentes, que emiten cantidades muy pequeñas de luz ultravioleta.

5. ¿Y qué hay de la humedad?

Se dice que idealmente los vinos deben almacenarse a un nivel de humedad de 70 por ciento. La teoría dice que el aire seco secará los corchos, lo que dejaría entrar aire a la botella y estropearía el vino. Pero cualquier lugar con entre 50 y 80% de humedad se considera seguro. Por el contrario, las condiciones extremadamente húmedas pueden promover el moho. Esto no afectará un vino sellado adecuadamente, pero puede dañar las etiquetas. Un deshumidificador puede arreglar el problema.

6. En horizontal, pero caben las excepciones

Tradicionalmente, las botellas se han almacenado acostadas para mantener el líquido en contacto con el corcho, lo que en teoría debería evitar que este se seque. Si su plan es beber sus botellas en el corto o mediano plazo, o si las botellas tienen cierres alternativos (tapones de rosca, de vidrio o plástico), esto no es necesario. Sin embargo, guardarlas en horizontal es una forma eficiente de almacenar sus botellas, y definitivamente no puede dañar sus vinos.

Vino

7. Evite las malas vibras (también para el vino)

Hay teorías que indican que la vibración podría dañar el vino a largo plazo al acelerar las reacciones químicas en el líquido. Algunos coleccionistas serios se preocupan incluso por las vibraciones sutiles causadas por los aparatos electrónicos, aunque hay poca evidencia que documente su impacto. Eso sí, las vibraciones significativas posiblemente podrían perturbar el sedimento en los vinos más viejos y evitar que se asienten, lo que podría volverlos desagradablemente arenosos. Pero es muy probable que esto no sea un problema para su almacenamiento a corto plazo.

Entonces, ¿dónde debo guardar mis botellas?

Si no ha sido bendecido con un sótano fresco y no demasiado húmedo que pueda funcionar como bodega, puede improvisar con algunos estantes simples en un lugar seguro. Descarte su cocina o cuarto de lavado, donde las temperaturas altas podrían afectar sus vinos, y busque un lugar alejado de la luz que entra por una ventana. También puede comprar un enfriador de vino pequeño y seguir las mismas pautas.

¿Quizás hay un armario poco usado u otra área vacante que podría reutilizarse para almacenar vino? Si tiene un espacio adecuado, oscuro y estable que no sea demasiado húmedo o seco, pero que sea demasiado cálido, puede considerar invertir en una unidad de enfriamiento independiente diseñada específicamente para el vino.

También puede interesarte: Mitos en torno al vino, ¡a desterrarlos! 

La importancia de las copas que usamos para el vino

 

Comments

comments