Foto: 123rf

Aunque pudiera parecerle un sacrilegio a muchos enólogos y amantes del vino tradicional, pero los vinos de sabores, están cobrando cada vez más relevancia en la industria, motivo por el cual las mayores empresas de vinos en el mundo, están lanzando cada vez más líneas de productos frutales, donde se exploran de forma amplia, nuevos olores y sabores. 

Esto ha sido parte de un desarrollo casi natural del mercado, donde la diversidad de personalidades y gustos, ha dado pie a buscar también nuevos sabores, y aunque muchos de ellos puedan resultar extravagantes; la gran mayoría logra encajar en el gusto de algunos sectores, lo que ha permitido también un florecimiento de la industria y la competencia. 

Foto: 123rf
Foto: 123rf

Desde la gama “Spritz” de vinos Gallo, las sidras de Carling y Stella Artois, la nueva línea “Summertime” en Australia, o la exitosa “Fruit Fusion Wines” de Echo Falls, que vendió más de un millón de botellas en su primer año, son algunos de los ejemplos de la trascendencia que ha cobrado esta industria. 

Ante la expansión de estos mercados

Diversas firmas han confirmado mayores inversiones en este rubro, pues existe un sector considerable de los consumidores, que consideran secos y aburridos los vinos tradicionales, lo que ha dado pauta para explotar nuevas posibilidades.

Particularmente para una gran parte de los millenials, y de las frenéticas nuevas generaciones de jóvenes y adolescentes, el vino tradicional resulta poco seductor, es aquí donde han encontrado un gran mercado los especialistas de marketing de las empresas vinícolas, quienes no pueden dejar la oportunidad de competir en el campo de los vinos saborizados.

Foto: 123rf
Foto: 123rf

No obstante que esta tendencia, además de estar en función de gustos, tiene también un carácter económico; pues de acuerdo a especialistas, los jóvenes están dispuestos a gastar mucho menos en alcohol que las personas adultas; motivo por el cual las copas de vino están lejos de ser la primera opción, mientras que los vinos saborizados, abren una pauta que permite ampliar la oferta. 

Y aunque el auge de estos vinos, esté generando cierta saturación en el consumidor, lo cierto es que cada vez se consolidan de forma más amplia, como una alternativa recreativa, fresca y que por

Comments

comments