Raki el destilado de Turquía

Popularizado durante el Imperio Otomano, el raki es la bebida más popular en Turquía. Un destilado anisado al que también se le conoce como “leche de león”, debido a la tonalidad blanquecina que adquiere cuando se mezcla con hielo o agua. Muy similar a los licores de zonas mediterráneas y balcánicas como el sambuca, ouzo, pastis, arak, tsipouro, tsikoudia y mastika. El raki se disfruta en celebraciones y reuniones a lo largo y ancho de Turquía.

Origen y elaboración del Raki

La bebida llega a Estambul el siglo XVII. Hasta entonces, los turcos sólo bebían vino y no fue sino hasta el siglo XIX cuando se sustituye por el raki en la vida cotidiana y se convierte en el destilado nacional. Durante este período, la bebida se elaboraba a partir del hollejo de las uvas fermentadas para vino. Al crecer su popularidad, la cantidad de hollejo disponible comenzó a ser insuficiente. Comenzaron a elaborarlo, entonces, a partir de melaza de remolacha, uvas pasas e higos.

Raki en la mesa

Elaboración del Raki

Se pican las pasas, se les añade agua para su maceración durante unas horas y luego les agregan levadura para provocar la fermentación. En unos cinco días el azúcar se ha convertido en alcohol y se obtiene una bebida de unos ocho grados aproximadamente. Se lleva a una primera destilación de donde se obtiene un líquido de alto porcentaje alcohólico que se denomina soma. Posteriormente se añade al soma semillas de anís y agua, y se destila por segunda vez, para refinarlo.

En la actualidad, se elabora un raki envejecido durante seis meses en barricas de roble francés que le aporta un color amarillo pálido y un suave sabor. Después de este proceso ya está listo para embotellar.

Generalmente, debido a su alta graduación alcohólica (unos 45 grados), se consume mezclado con agua y acompañando a la cena.

Comments

comments