La apariencia del Vino

El primer contacto que tenemos con el vino cuando se sirve en la copa, es visual. En seguida podemos captar su color y su brillo. La apariencia del vino nos da valiosos indicios sobre su origen, su edad, personalidad y calidad. Por esta razón, el examen visual condiciona en primera instancia el acercamiento olfativo y gustativo.

Los aspectos que debemos evaluar en la apariencia del vino

(Examen visual que aplica a los vinos tranquilos, en los espumosos se evalúan otros factores)

  • Color: El color del vino se evalúa según los parámetros de tonalidad e intensidad. El vocabulario utilizado para describir la tonalidad proviene de las piedras preciosas, metales, flores y frutas. Por ejemplo: Rojo rubí, amarillo oro.
  • La Intensidad: En vista de que los matices son numerosos, es importante calificar el color por su intensidad. Éste va de pálido a denso, pasando por claro, oscuro, intenso, profundo. Algunas de las palabras empleadas dan una idea de la calidad.
  • Limpidez: El color se observa sobre una superficie blanca mientras que a través de la luz observamos la limpidez. Que no es otra cosa sino la limpieza o impecabilidad de ese vino. Debe mostrarse límpido, sin elementos turbios o partículas en suspensión. De lo contrario, el vino se describirá como fangoso, opaco o velado. Estas condiciones nos pueden hablar de mala guarda o enfermedad.
visual
La apariencia del vino

Lo que podemos deducir de la apariencia del vino

El color del vino nos informa sobre su categoría y método de elaboración. Asimismo también podemos deducir su añada, cepa y en ocasiones también su forma de crianza. En los vinos tintos, la madurez de la piel condiciona la de los pigmentos, por tanto podremos deducir la calidad de la cosecha dependiendo de la intensidad del color en algunas cepas. La tonalidad de los tintos y de algunos rosados nos permite intuir su edad. De jóvenes, los tintos presentan un matiz azulado y de tonos violáceos. Los rosados jóvenes presentan matices carmesí intensos y brillantes. Con el paso del tiempo y la crianza en barrica, los vinos adquieren reflejos de anaranjados a ambarinos.

También te puede interesar: El Sommelier un embajador del buen beber

Comments

comments