El Jägermeister es un destilado germánico con una graduación alcohólica que alcanza los 35º. 81 años después de su creación su popularidad continúa en ascenso, conquistando a cada vez más adeptos.

Este destilado se caracteriza por tomarse a temperaturas gélidas —el ideal son los -21º— en shots. En boca puede resultar ligeramente amargo, dulce y fresco. Se pueden apreciar en la bebida notas de anís, jengibre, regaliz y azafrán. Es sumamente aromático

Sí bien es una bebida pensada para disfrutar solo, el Jägermeister se ha abierto camino en la coctelería. Anton Roidir, bartender alemán, propone sustituir los espirituosos por el Jäger en tragos como el Old Frashion, el Negroni o Martini Espresso.

La receta mejor guardada

La receta del Jägermeister es guarda con especial celo y misterio. Se sabe que es resultado de la mezcla de 56 hierbas e ingredientes cuidadosamente seleccionados y evaluados. Desde botánicos conocidos como camomila, cilantro, lavanda, cardamomo, naranja o nuez moscada, hasta otros como malavisco, milenrama, granos del paraíso o pimienta de Java, figuran como posibles componentes de la receta.

Dichos componentes pasan a un proceso de maceración en frío durante varias semanas. El resultado de este proceso da origen a la base del destilado que, posteriormente, es añejada durante un año en barricas de roble.

Pasado el tiempo de añejamiento, se filtra el líquido y el Jägermeister final viaja a través de unos tubos hasta donde es mezclado con agua pura, alcohol, azucares caramelizados y líquidos. A lo largo de todo el proceso, el destilado es sometido a 383 pruebas de control de sabores y calidad.

Origen legendario

Curt Mast fue el destilador original del Jägermeister en el año 1935. Mast era conocido como un gran entusiasta de la cacería. De dicha pasión surgió la idea de crear un brebaje que mantuviese a los cazadores despiertos durante las frías temporadas de caza en Alemania.

Su popularidad en Alemania se produjo durante la segunda Guerra Mundial. Su alto contenido alcohólico le permitía ser empleado como desinfectante de heridas. También, era empleado como anestésico entre las tropas alemanas.

Otro factor influyente en su popularización fue la relación con el régimen nazi. La gran afición a la caza, de quien fuera considerado sucesor de Hitler, puso a esta bebida en el radar del III Reich.

Vía: abc.es

Comments

comments