whkisky
El ganador fue el escocés Glenmorangie Grand Vintage Malt 1991 / Foto vía: spiritedsingapore.com

La International Whisky Competition ha dado a conocer los resultados de los mejores destilados de 2019, competencia que se llevó a cabo en mayo en la Universidad de Nevada, en Las Vegas, donde un grupo de especialistas cató a ciegas cada uno individualmente.

Con 97 puntos de 100, “el mejor whisky del mundo” fue Glenmorangie Grand Vintage Malt 1991, cuyo origen está en las Highlands (tierras altas) de Escocia, destilería fundada en 1843.

La bebida ha sido envejecida durante 26 años y toma su carácter de dos whiskies distintos. Uno es un líquido dulce y picante, terminado en barriles de oloroso Jerez, que luego se combina con otro terroso en barricas de vino de Burdeos. Después se suaviza con un toque de whisky envejecido en barriles de roble.

Uno de los miembros de jurado, Sebastien Gavillet precisó: “Posiblemente el Glenmorangie Grand Vintage Malt 1991 es uno de los diez mejores whiskies que he probado en mi vida”.

Por otra parte, el premio al mejor maestro destilador recayó nuevamente en las manos de Bill Lumsden, precisamente de la destilería Glenmorangie, que en los últimos cuatro años ha obtenido tres veces esa distinción.

Ardbeg ganó otra vez

whisky
La destilería Ardbeg ganó como la mejor por segundo año consecutivo / Foto vía: catawiki.es

La mejor destilería de 2019 también fue para la escocesa Ardbeg, ubicada en la costa sur de la isla Islay, y se encuentra operativa desde 1798.

En ese sentido, el jurado manifestó a través de la web del concurso: “Por segundo año, Ardbeg presentó su gama completa y cada una de sus cinco expresiones de whisky obtuvieron más de 90 puntos, mostrando artesanía, pasión y maestría excepcionales en el arte de producir whiskies”.

El resto de los ganadores, en más de 40 categorías, se pueden conocer a través de www.whiskycompetition.com.

También le puede interesar: Nordés, una potente y elegante ginebra gallega

 

Comments

comments