Ginebra infusionada con caviar
No por ser ambos rusos necesariamente se llevan bien. Las huevas de esturión más apreciadas del mundo provienen del Mar Caspio, cuyas salobres aguas comparten la tierra de los zares y la abstemia Persia de los ayatolas. 
 
Pero, es Francia la que irradia el prestigio de tan codiciado manjar. Y allí, siempre se prefiere degustar el caviar, no con vodka helado, sino a la vera de una burbujeante copa de champagne.
Sin embargo, la razón por la que caviar y vodka son una power couple de las exquisiteces, radica en la forma en la cual el neutro sabor del destilado y la forma en la que cubre el paladar y lo limpia de toda influencia, logran realzar los atributos del caviar, preparando el paladar perfectamente para este exquisito bocado.
 
El vodka debe estar frío y servido a la manera rusa; es decir, sin hielo ni agua. El caviar puede degustarse sobre un blini, que es una especie de panqueque pequeño de sabor neutro, que hace las veces de un vehículo que no opaca el sabor.

Comments

comments