Derecho de autor: foodandmore / 123RF Foto de archivo

Los vinos de Jerez tiene un protagonismo muy importante en el maridaje de aperitivos, postres, patés o quesos.

El Fino y la Manzanilla

Son perfectos compañeros de aperitivos, marisco, pescado, jamón ibérico, salazones, aceitunas, gazpacho o espárragos. Oloroso  y Palo Cortado, lo son de frutos secos, carnes, guisos de carne, embutidos, quesos curados y setas.

Y otro generoso, el Amontillado, casa con sopas, consomés, carnes blancas, pescado azul, frutos secos, verduras como alcachofas o espárragos y quesos semi-curados. Los vinos dulces naturales, Pedro Ximénez y Moscatel, van muy bien con postres y helados; el primero también con chocolate y quesos azules, mientras que el segundo con fruta natural, pastelería y repostería.

Los generosos de licor maridan extraordinariamente con foie-gras. Los Pale Cream casan muy bien con fruta fresca como la pera; los Cream con naranja o melón y quesos de pasta blanda como la Torta del Casar o azules; y los Medium, con platos muy especiados que por ejemplo lleven curry, también con patés y quiches.

Vía El blog de mis vinos

Comments

comments