martini

El Martini seco, o Dry Martini, es uno de los tragos más populares en la historia de la coctelería. Esa combinación de ginebra, vermú seco, y una aceituna o cáscara de limón se hizo extremadamente popular en todos los sentidos. Está en letras de canciones y hasta en las películas de James Bond, pero ¿realmente se sabe quién inventó esta particular mezcla?

Muchos suponen que para que alguien se haya atrevido a servir un coctel con una aceituna sumergida tuvo que haber estado loco. Otros también podrían pensar que tal invención tuvo que surgir de un accidente en un bar en el que alguien comía aceitunas y dejó caer una en su copa. Lo cierto es que su origen hasta la fecha no es claro, pero se manejan varias historias que, en definitiva, podrían ser verdaderas.

Martini y Rossi

Como es bien sabido, existe una marca comercial de vermú que lleva el Martini de nombre, gracias a uno de sus creadores, Alessandro Martini. Este fue inventado en pleno siglo XIX por un par de italianos que querían mostrar los preciados sabores de su amada Turín. Es importante recordar que todo vermú es una combinación de vino blanco macerado con otros ingredientes, que se suele servir como aperitivo.

martini

Lo que especulan varios expertos es que luego del lanzamiento de este producto, el Dry Martini fue sugerido por los propios creadores como forma de consumir su nueva bebida. Sin embargo, a pesar de que coinciden las fechas y pareciera tener sentido, las teorías no suelen concordar en este punto de la historia.

Jerry Thomas

Otro de los supuestos orígenes se encuentra en el considerado padre de la mixología en el mundo, Jerry Thomas. Este, quien también elaboró el primer libro sobre tragos de la humanidad, se dice que estaba en el año 1850 en su bar, cuando un turista que se dirigía a la localidad de Martínez, en California, le pidió algo innovador.

Thomas no dudó en poner en práctica sus conocimientos y mezcló ginebra, vermú, bíter y un poquito de licor de cerezas. El trago gustó muchísimo y, en honor al destino del cliente, fue nombrado Martínez. Lo que no convence del todo es que este trago no se parece tanto a lo que hoy se conoce como un Martini seco, por lo que no pareciera haber sido Jerry el padre de tan icónica bebida.

Martínez

martini

Entre tantas historias, también hay una que sí menciona particularmente la aparición de la aceituna. Un día del año 1870, un buscador de oro de la propia ciudad de Martínez decidió tomar una copa de champán en el bar Julio Richelieu for Champagne. Al parecer, los fontaneros no disponían de este licor por problemas de logística y decidieron servir un coctel con la receta de Jerry Thomas pero con una aceituna adentro. A este lo llamaron Martínez precisamente por la localidad en que ocurrieron los hechos.

Nueva York

La historia más reciente, que es la que replican en muchos portales gastronómicos de la web, se remonta a la primera década del siglo XX, en el bar Knicker Brocker Club de Nueva York. Se dice que quien atendía dicho establecimiento era de apellido Martini. De allí se hizo muy popular en la cultura estadounidense y comenzó a ser uno de los tragos más populares y elegantes de la historia mundial.

También le puede interesar: Blanquear, escaldar y escalfar, tres técnicas muy parecidas

Comments

comments