Cerveza artesanal

La cerveza artesanal en Venezuela es uno de eso mayores tesoros que puede acariciar el paladar de los caraqueños. La amplia variedad de emprendedores que desean mostrar lo que es realmente beber una buena birra, ha creado un movimiento importante cervecero en el país. Una muestra del arduo trabajo de producir un lote, es su proceso de elaboración manual al que les puede llevar casi un mes. 

De la levadura a la botella:

Para que sus sabores sean únicos tanto el mosto como la levadura deben hacer su magia para poder hacer “la bebida de los dioses” como muchos la hacen llamar. Para que comience a tener vida se debe iniciar con la selección del grano, que sería la malta base –la que agrega el sabor- para luego ser molida a medio triturar así pueda ser llevado a cocción.

En una olla de una capacidad no mínima de 40 litros, a una temperatura de 65ºC  se deja cocinar entre hora y media o dos; es ahí cuando se comienza a liberar todos los azucares para que al momento de agregar la levadura esta pueda actuar en ella. Como resultado queda el mosto que va nuevamente a ebullición, para luego agregar a esta preparación los lúpolos que le ofrecerá a la bebida los aromas así como los grados de amargor, dejando que hierva una hora más para así finalizar todo el proceso de hervor.

Cerveza artesanal

Al momento de enfriar determinará el estilo de la cerveza, en el caso de las Ale que se fermentan a temperatura ambiente entre 18ºC y 22ºC, con este choque de temperatura hace que todo que pueda quedar sucio baje al fondo de la olla y así la cerveza tenga un aspecto mucho más limpio. Es ahora cuando al agregar la levadura hace su trabajo durante una semana en este proceso es cuando cada cervecero le aplica su propio estilo, algunos lo traspasan a otro fermentador para que la levadura muerta se quede en esa olla para otros suelen obviar este paso.

Al llegar al madurador dependiendo del estilo, suelen agregarle más lúpolos o para adquiera algún otro aroma como frutas, nuez moscada y cacao, una semana más dentro del fermentador bastará que adquiera esas características aromáticas para luego pasar por el embotellado manual. Un proceso concierto grado de complejidad que suele llegara hasta el mes.

Texto: Shiulyn Martínez

Comments

comments