Derecho de autor: capacitorphoto / 123RF Foto de archivo

La cerveza también tiene armonía. “La cerveza no sólo es sabor, comenzamos a disfrutarla desde el momento en que al servirla, nos deleitamos con su color, escuchamos su efervescencia y gozamos de ver cómo se comporta la turbulencia espumosa en el vaso. Es un verdadero placer para los sentidos”.

Así comienza la sommeliere Ana Gutiérrez su explicación acerca de las características únicas de esta bebida. Para el venezolano, la cerveza es una de las bebidas más importantes si se considera que la publicación América Economía registra el consumo per capita en 86,7 litros, el más alto de la región.

Además, en los últimos años, el mercado ha pasado de contar con un solo tipo de cerveza a una gama amplia de productos que se ajustan a diferentes expectativas de sabor y ocasiones de consumo.

Para Ana Gutiérrez, existen diferentes factores que explican este éxito. “Sin duda está la gran calidad que caracteriza a nuestras marcas, la versatilidad de la bebida y el hecho de tener menos alcohol, menos calorías y ser más barata que el vino, todo esto se suma para que quien quiera disfrutar de una experiencia gastronómica completa tenga en mente la cerveza.”

Las armonías con cerveza y la comida

Victor Moreno, chef especialista en comida venezolana, coincide con la sommeliere Gutiérrez. “En mi criterio”, explica Moreno, “las posibilidades de combinación está en dos extremos: los elementos fritos y los platos fríos, crudos y con cierta acidez porque, con los primeros, se gana frescura y se limpia el paladar mientras que con los otros hay una similitud muy agradable.” Gutiérrez agrega a las posibilidades las comidas picantes.

“Justo allí donde la mayoría de los vinos sucumben, con los picantes y especiados, es precisamente donde la cerveza desempeña un papel estelar”, afirma. En particular, Víctor Moreno promueve su consumo con algunas especialidades del mar. “Para un Rompecolchón o Vuelve a la vida la cerveza es perfecta porque se balancean los ácidos picantes y el tostado que suele tener la cerveza, lo importante es la cantidad que se consuma pues si la idea es disfrutar la combinación con un par de vasos debería ser suficiente”.

Frente a estas diversas posibilidades, Ana Gutiérrez invita a la experimentación. “Como sommeliere siempre animo en los servicios a darle a la cerveza el puesto que se merece como bebida gourmet y a dejar volar a su imaginación para disfrutar de lo que pueden experimentar con las comidas que cotidianamente nos acompañan y que están llenas de secretos que podemos conocer si nos atrevemos a variar la bebida con la que los armonicemos.”

Con las carnes asadas “La cerveza, con contadas excepciones, se sirve helada”, explica Víctor Moreno, “por eso es una gran alternativa para armonizar con carnes a la parrilla y creo que la gente que lo hacía un poco por costumbre se irá dando cuenta que realmente es una buena combinación al refrescar y limpiar el paladar.”

Comments

comments