un buen café

Para disfrutar de una buena taza de delicioso café, hay que tener en cuenta algunos principios. Según varios expertos, cuatro son los fundamentales: la proporción, el molido, el agua y la frescura. Lo valioso es que pueden ser tomados en cuenta tanto para la preparación en una sencilla cafetera de filtro como en una máquina solo para espresso.

Paso a paso

Sobre la proporción: se trata del paso primordial. Por ejemplo, para una sola taza, se recomiendan 10 gramos de café por cada 180 ml de agua.

Sobre el molido: debido a que el tipo de molido que se emplea tiene que ver con el tiempo que el café permanece en el agua, no se usará el mismo para una cafetera o para una máquina.

En ese sentido, la recomendación para una cafetera de filtro es el molido mediano. Para una cafetera de émbolo lo más apropiado es el molido grueso, pues el café permanece, como explican, hasta cuatro minutos en contacto con el agua. Y para una máquina de café espresso, lo más apropiado es el molido muy fino, pues son solo segundos lo que el café está con el agua.

Caracas quiere café

Sobre el agua: como una taza está formada por 98% de agua, este será un elemento relevante al momento de la preparación. Lo más importante es recordar que mientras más pura sea el agua, mejor será nuestra taza de café.

Sobre la frescura: el café debemos mantenerlo fresco, lejos de la luz y de condiciones climáticas que atentan contra su calidad, como pueden ser el calor y la humedad. La sugerencia es guardarlo en un envase hermético a temperatura ambiente.

Se pueden tener todos estos elementos en cuenta, pero si hay algo que abrirá las puertas del paladar, es utilizar un café recién molido. Por ello, cuando se tenga la oportunidad, ¡lo mejor será aprovecharla!

También puede interesarte: Según la ciencia, el café resaltaría sabores dulces

Comments

comments