Un mini océano color marrón atrapado en una taza, cuyo rico aroma revela su verdadero nombre, café. Esta magnífica bebida brinda al paladar un gusto inconfundible, pero ninguno se iguala al delicado sabor del Kopi Luwak, considerado el café más caro y exótico del mundo.

El gran secreto del Kopi Luwak radica en las heces de la civieta o Luwak (nombre local) quien se alimenta de los frutos de café; eligiendo los que están en un grado óptimo de maduración, defecando el grano casi intacto debido a que sólo digiere la parte carnosa del fruto.

Este proceso digestivo modifica el sabor del grano, debido a que el jugo gástrico del estómago del animal influye en el amargor del café. Así mismo, las 36 horas que los granos se encuentran en el tracto digestivo permite la germinación del grano, brindándole ese sabor como a caramelo y chocolate que lo hace único.

La historia del Kopi Luwak es muy interesante debido a que nace en las primeras plantaciones de café en las islas Java y Sumatra de las Indias Orientales en Indonesia, que pertenecían a los colonos holandeses. Durante el siglo XVIII los holandeses prohibieron a los campesinos recoger los frutos del café para uso personal, sin embargo los nativos motivados por la curiosidad, recolectaban los granos que se encontraba en los excrementos de los Luwaks o civietas, el cual limpiaban, tostaban y molían creando su propio café. Pronto la noticia se regó, y llegó a convertirse en la bebida predilecta de los holandeses, pero por su rareza llegó a tener un elevado costo, incluso en la época colonial.

En la actualidad, el Kopi Luwak se fabrica de manera artificial gracias a una técnica que desarrolló la Universidad de Florida en la cual no intervienen los animales. Este nuevo procedimiento es usado por diversas empresas que producen este famoso café a un precio que compite con otros productos de calidad ordinaria.

Comments

comments