Café de olla mexicano
Foto: foodandtravel

El café es una bebida fundamental en la vida e historia del hombre. La presencia de esta infusión es extremadamente necesaria en el día a día de muchos. Es sinónimo de energía, de una buena conversación, un hábito innegable. El amor por el café es tan grande que se adapta a cada cultura en creaciones autóctonas que reflejan la pasión por una buena taza y la identidad de ese lugar.

Sabe a México

Café de olla mexicano

Los países de América no son la excepción. Uno de estos, que se caracteriza por su extensa y diversa gastronomía, sin duda, es México. Los descendientes de los aztecas poseen su manera de elaboración del negro líquido.

El popular café de olla es una forma diferente de prepararlo. Como lo indica su nombre, el actor principal es una cazuela de barro. Dentro del recipiente se hierve el agua junto con los granos enteros o el producto molido. Es una receta tan característica de estas tierras que incluso se dice: “Sabe y huele a México”.

Es muy dulce y condimentado. Además del toque particular de la olla de barro, sus ingredientes principales son la canela y el piloncillo, una versión del papelón. Como añadido, se puede utilizar también anís estrellado, clavos de olor, cáscaras de naranja y chocolate. Todos estos elementos se compenetran en una receta sin igual.

Sus orígenes se remontan a la Revolución mexicana. Las adelitas, mujeres que participaron en el suceso, buscaban qué ofrecerles a los soldados. Tras experimentar, utilizando pequeñas jarras de arcilla, consiguieron el brebaje ideal que les aportara fuerza y energía durante la batalla. Fue tan aceptado que se ha mantenido hasta la actualidad. Su mayor popularidad es en pueblos rurales o ciudades con temperaturas muy bajas, acompañando postres y desayunos.

Café de olla

Café de olla mexicano

Ingredientes

  • 6 cucharadas de café molido
  • 2 ramas de canela
  • 2 clavos de olor
  • 45 gramos de chocolate
  • 1/2 cáscara de naranja
  • 45 gramos de papelón
  • 1½ litros de agua

Preparación

  • Eliminar la parte blanca de la cáscara de naranja.
  • Verter el agua en una olla de barro y agregar la canela, clavos, chocolate y papelón.
  • Poner a calentar la olla a fuego alto. Cuando el papelón se disuelva bajar a fuego medio, añadir el café y cocer por cinco minutos más.
  • Colar y servir.

También le puede interesar:  Kopi luwak, lujo en una taza

Comments

comments