espresso

Porque la química está en todo, un grupo de científicos de la American Chemical Society  (Sociedad Americana de Química) decidió hacer un estudio sobre el perfecto y tan aclamado café espresso. Como esta bebida no sabe igual en ningún lado y, en muchas ocasiones, puede ser tan decepcionante que no provoca volver a esa cafetería, los estudiosos decidieron verificar ciertos aspectos relacionados con la elaboración de este producto desde todas sus etapas. Estas incluyen la molienda del café, su empaquetado, el mecanismo de filtrado y el tipo de agua empleada.

El primer punto que tomaron en cuenta estos expertos en química fue la dureza del agua. Los términos agua blanca o agua dura hacen referencia a la cantidad de sales o minerales que contiene este vital líquido. Mientras mayor sea el número de estas sustancias, más dura se supone que sea el agua. Según los experimentos, usar agua dura para elaborar el café le da un tono mucho más pronunciado, porque los componentes que afectan el sabor se pegarán a los minerales y no influyen en su aroma.

Asimismo, determinaron que la presencia de bicarbonato en esta clase de H2O, provoca un sabor más amargo en el espresso. Por su parte, el tostado de los granos tiene también su ciencia. Los que son tostados en tiempos cercanos a su consumo aportan mejor el sabor. Esto se debe a que si el café se guarda mucho tiempo después de tal proceso, puede perder las moléculas que le brindan ese aroma particular. Para evitar que esto ocurra, el truco está en mantenerlo reservado a temperaturas frescas.

espresso

Una molienda adecuada

Con la molienda también hay puntos que destacar. Se supone que el grano no debe quedar molido en exceso, pues las partículas pueden adherirse y se hace más complicado extraer el sabor. Es importante que el grano quede tan pequeño mientras sea manejable, pero no al punto de convertirse en un polvillo casi impalpable.

Por último, durante el proceso de filtrado o infusión, lo mejor es utilizar una máquina de espresso tradicional o la cafetera italiana común. Cualquier otro mecanismo, como la olla de goteo o el colador de malla, impedirá que el agua pase uniformemente por todas las partículas de café. Por ende, es mejor obtener el aparato indicado.

También le puede interesar: El agua carbonatada podría causar obesidad

 

Comments

comments