Newsletter

Síguenos

Este restaurante en Londres revoluciona el #foodporn

El boom de Instagram y la fiebre por fotografiarlo todo ha evolucionado. Un restaurante londinense, Dirty Bones, ha comenzado a entregar un “kit especial del foodie-instagramer” de forma gratuita a sus comensales para que desarrollen toda su creatividad con el mejor material y en las mejores circunstancias.

La idea ha llenado el restaurante de foodies

Los comensales del Dirty Bones se pueden beneficiar del kit completo que consta de una luz LED, un cargador portátil, una lente especial y un trípode con palo selfie incluido. Además, el menú está repleto de propuestas que ayudan a saciar las ansias de los adictos a las fotos de platos increíblemente espectaculares en Instagram y otras redes sociales.

“La gente que visita Dirty Bones suele ser muy activa en las redes sociales, en Instagram en particular”, comenta Cokey Sulkin, el fundador y director de operaciones del local.

La decisión de repartir estos kits ha atraído a una gran multitud de foodies, aspirantes a instagramers de éxito, amantes de la fotografía, etcétera, que, por supuesto, se han convertido en comensales.

“Esto nos crea una gran seguridad a la hora de seguir luchando por proponer nuevos cocteles, postres o platos creativos que, además de ser deliciosos, sean visualmente atractivos. Queremos ayudar a todos esos foodies a conseguir la foto perfecta”, aseguraron fuentes del propio restaurante.

La especialidad de la casa son los cocteles innovadores, además del pollo frito y todo tipo de delicias con grasa o “postres en los que vive el diablo”, pero que son un auténtico deleite.

Este restaurante es perfecto para quienes disfrutan de la tecnología, las redes sociales y la buena comida.

¡Deje salir sus dotes fotográficos y enfoque!

También te puede interesar: La nueva tendencia foodie, según Anthony Bourdain

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram