Newsletter

Síguenos

Suiza prohíbe hervir langostas sin aturdirlas primero

La cocción de las langostas siempre ha sido controversial, tanto en el mundo gastronómico como en el ámbito de los derechos animales. Lo que suele criticarse en torno al tratamiento de este crustáceo es el hecho de que se colocan en agua hirviendo sin ningún tipo de aturdimiento previo, pues se presume que las mismas sufren de una muerte dolorosa mientras se exponen a las altas temperaturas.

El gobierno de Suiza, ante los constantes movimientos en pro del bienestar animal, prohibió terminantemente la cocción a hervor de las langostas sin previamente electrocutarlas o provocarles alguna otra sensación adormecedora que les impida sufrir antes de convertirse en alimento. Dicha sentencia comenzará a cumplirse a partir del mes de marzo en todo el territorio suizo.

Otro de los procedimientos condenados es el de colocarlas en hielo o agua extremadamente fría para transportarlas. Popularmente, se cree que este mecanismo neutraliza sus sentidos y contribuye a que no sientan tanto dolor mientras se cocinan. No obstante, estudios han comprobado que someterlas temperaturas muy bajas solo las estresa y les causa aún más tormento. Se exige que las mantengan en su hábitat natural antes de ser cocinadas. Esta medida también ha sido adoptada por Italia en junio de 2017.

langostas

Por los momentos se desconoce cómo procederán las autoridades para verificar el cumplimiento de esta nueva norma, en vista de que resulta complicado monitorear todas las cocinas del territorio suizo, tanto profesionales como domésticas.

¿Por qué las langostas se cocinan vivas?

Cocinar las langostas mientras aún se encuentran con vida es un procedimiento común y clásico. Las escuelas gastronómicas del mundo enseñan este proceso como otro más de tantos básicos y necesarios. La razón por la que no se le da otro tipo de muerte ajena a la del agua hirviendo es el de evitar que las bacterias presentes en su organismo se multipliquen de forma irremediable. Si esta se deja sin vida fuera del calor, los microorganismos proliferarán en su interior y eso puede generar luego una intoxicación grave en el comensal.

Asimismo, algunos cocineros argumentan que es la mejor forma de que la carne quede lo suficientemente tierna. De lo contrario, su textura y sabor podrían no ser lo mismo.

¿Realmente sienten dolor?

Lo que más causa indignación al momento de cocinar una langosta es el hecho de que esta, al estar en el agua hirviendo, tiende a desesperarse y realiza movimientos bruscos que suenan como crujidos y, por lo general, emiten un chillido bastante desagradable. No obstante, algunos expertos aseguran que este sufrimiento no puede compararse con el de otros animales e, incluso, el de los humanos, ya que, por su anatomía, son más parecidas a un insecto.

langostas

Según un trabajo especial del portal Munchies, varios cocineros de Holanda fueron interrogados sobre las formas alternativas de matar a las langostas. Algunos sugerían que se les atravesase un cuchillo en la cabeza para acabar inmediatamente con su vida, pero varios desmintieron la efectividad de esta forma, pues el animal tiene otros sistemas nerviosos en el resto de su cuerpo que les permiten seguir sintiendo.

A pesar de lucir como un acto inhumano, es la forma a la que han estado acostumbrados todos los cocineros desde que nació realmente la cultura de la alta cocina. Sin embargo, no está de más ser un poco más compasivos.

También le puede interesar: Costillas Mercedes del chef Moisés Hernández (video)

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram