Newsletter

Síguenos

¿Se puede hacer delivery durante la cuarentena?

La dinámica del delivery o reparto a domicilio tiene sus pros y contras para todo restaurante. Si bien es una forma de dinamizar la venta de comida, en el sector de la restauración ha tenido sus detractores, pues algunos aseguran que en esta época el delivery puede ser un arma de doble filo.

En medio de la cuarentena y el aislamiento que han propiciado varios países con motivo de la pandemia Covid 19 o coronavirus, algunas empresas del sector alimentario, especialmente pequeñas y medianas compañías, en este caso, de España, han optado por modificar su estrategia de venta y se han unido a esta modalidad.

Ya no son solo las cadenas de comida rápida o algunos pocos lugares de pizzas o pokes. Restaurantes más o menos conocidos, que normalmente sirven a entre 15 y 60 comensales, han agregado sus cartas a los servicios delivery por aplicaciones como Ubereats, Deliveroo o Just Eat. De este modo, buscan seguir trabajando frente a la adversidad y frente a lo que supone el cierre de los restaurantes por la expansión del virus.

Una manera de salvar a las pequeñas empresas

Propietarios y empleados temen por las consecuencias económicas / Foto: Cocina y Vino

Numerosos locales pequeños y medianos, con menos de cinco años de existencia, han optado por la modalidad delivery en este momento. La mayoría de ellos son emigrantes que llegaron a España a montar negocios familiares. Evelia y Davanti Restaurante, son dos ejemplos de esto. Ambos locales se dieron de alta recientemente en distintas plataformas, para paliar los efectos del cierre.

“No es secreto para nadie que comercios como el nuestro hoy están en riesgo de desaparecer, más aún cuando no han logrado consolidarse y dependen del día a día”, reza un mensaje en el lnstagram de Evelia, que anuncia también la propuesta delivery e invita a los seguidores a apoyar a los negocios más pequeños. “Para nosotros cada venta cuenta, dependemos de cada visita que ustedes realizan diariamente”, continúa el mensaje.

De este modo, también han aumentado la cantidad de riders o repartidores dados de alta en las aplicaciones. Las distintas plataformas, a su vez, han emitido comunicados para informar de las medidas de seguridad e higiene que están cumplimentando para poder llevar la comida a la casa de las personas.

De hecho, Ubereats es una de las apps que ha modificado sus modalidades de pago para favorecer a los restaurantes como permitirles recibir pagos diarios en vez de semanales e incentivar la demanda de pedidos por ciudades mediante comunicaciones a su base de datos.

“Los pedidos por delivery no son suficientes”

Delivery España

Si bien es cierto que las compras por Internet son la única opción viable ante la imposibilidad de salir de casa, la realidad es que las adquisiciones en las apps no se equilibran con el número de restaurantes dados de altas en los últimos días, y ya algunos han tenido que cerrar completamente, viendo que los pedidos a domicilio no eran suficientes para sostenerse.

“En una sola semana hicimos apenas 100 euros. Eso no nos da ni siquiera para pagarle a una sola persona, al chef, y asumir los gastos que implica tener encendida la cocina, impuestos, entre otros”, afirma la regente de un restaurante en el centro de Madrid. “Los pedidos no son suficientes y tendremos que cerrar completamente”, agrega.

En otro establecimiento de la capital española, los propietarios aseguran que con dos pedidos al día “es imposible seguir adelante”. La consecuencia para ellos ha sido llevar a sus empleados a ERTE (suspensión temporal por causa de fuerza mayor) y esperar a que el gobierno permita abrir de nuevo las puertas. Mientras tanto, se apegarán a las medidas de ayuda que el Estado ha dispuesto para ellos como el impago de la Seguridad Social y la prestación de 70% del salario de los trabajadores.

El mismo caso se repite en múltiples restaurantes consultados por Cocina y Vino en Barcelona y Sevilla.

La perspectiva desde las empresas de delivery es diferente. Los riders suelen tener de dos a tres pedidos por hora, dependiendo de la distancia entre el restaurante y el cliente.

Luis, un empleado de Glovo, comenta a Cocina y Vino que esta empresa siempre ha tenido mucha demanda ya que no solo trabaja con comida. «Ahora con el confinamiento hay más todavía, esto es producto de que la gente no sale de casa pero también de que los repartidores no salen por precaución, menos riders, más pedidos concentrados en pocos», afirma.

«No creo que el negocio del delivery aguante toda la cuarentena, porque es posible que las autoridades implementen medidas más drásticas y los repartidores no podamos salir a las calles», subraya Luis.

¿Qué opinan los chefs Michelin?

Foto de la nueva cocina de Dspeakeasy / Foto: Diego Guerrero

Aunque las suscripciones de los restaurantes pequeños han crecido en las apps, no ha sido tal el caso de los estrella Michelin. La mayoría de ellos decidió cerrar sus puertas incluso antes de la medida de cierre de los restaurantes en todo el país, debido a que los comensales ya empezaban a cancelar sus citas.

“Creo que todos nos hemos tenido que adaptar a una nueva manera de trabajar, pero en nuestro caso no hemos decidido hacer delivery porque estaría exponiendo a mi equipo, sería irresponsable de mi parte”, asegura al teléfono el chef Diego Guerrero.

El creador de Dspeakeasy y DSTAgE afirma a Cocina y Vino que este es el momento para “estudiar, documentarse y sembrar la semilla para cuando se vuelva a arrancar”, con lo cual ha preferido gestionar todo lo relacionado con sus negocios desde casa. “Teníamos que estar la semana pasada en San Sebastián, en el Basque Culinary Center, para hablar de temas sobre sostenibilidad con los estudiantes, pero lo hemos hecho online”, agrega.

Por su parte, el chef Pepe Solla subraya que “para hacer delivery hay que estar preparado”. “Sin los medios y sin los conocimientos para nosotros era difícil hacer delivery. No es lo mismo cocinar de inmediato que cocinar para consumir más tarde. Tampoco hay tanto mercado real de delivery por lo que no todos podemos hacerlo. Hay que ser realistas”, opina.

A pesar de esto, los riders continúan trabajando y las compañías que prestan el servicio a domicilio han aumentado las medidas de seguridad e higiene para la entrega de los pedidos. Entre otras cosas, a los repartidores les han proporcionado desinfectante y los han obligado a usar mascarillas y guantes. Además, ahora también existe la opción de “Deja el pedido en la puerta”, de modo que se limite al máximo el contacto entra las personas.

También le puede interesar: #DistráeteCocinando y comparte las fotos de lo que cocinas

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram