Rocco, el particular ayudante en Grant’s Whisky

Rocco / Perro / Grant´s Whisky
Rocco ha sido entrenado para detectar cualquier agente que pueda dañar el whisky / Foto vía: SCOTT RICHMOND

La destilería escocesa Grant’s Whisky, conocida a nivel mundial, tiene un particular integrante en su equipo de trabajo: un perro. Rocco, un cocker spaniel de dos años de edad, es el responsable de cuidar importantes detalles en la casa productora.

El canino está específicamente en la sede en Girvan, ciudad en la costa oeste de Escocia. Su tarea es sencilla, aunque vital para la destilería: olfatear las barricas de whisky buscando posibles imperfecciones en la madera que puedan alterar o dañar la calidad de la bebida. Rocco está perfectamente entrenado para cumplir con su objetivo, por lo que hay plena confianza de Grant’s Whisky en su trabajador de cuatro patas.

Rocco / Perro / Grant´s Whisky
Ante cualquier rareza, el can alertará a los encargados de la bodega / Foto vía: SCOTT RICHMOND

En caso de detectar alguna rareza en los contenedores donde se añeja el destilado, el can informa a Chris Woff, director asociado de la marca. De esta manera, se pueden tomar las medidas necesarias para solucionar cualquier inconveniente.

Para el representante de Grant’s Whisky es muy importante estar al tanto de la evolución de la madera y la aparición de agentes dañinos para la producción. “La madera es un material natural y la destilación del whisky es un proceso orgánico. Por esto, nuestro trabajo para Grant’s Whisky es asegurarnos de que todo sea perfecto a medida que el destilado envejece en las barricas de roble”.

Rocco, el mejor amigo del hombre y de Grant’s Whisky

Rocco / Perro / Grant´s Whisky
Rocco es tratado como un miembro más de la familia en Grant’s / Foto vía: SCOTT RICHMOND

“El sentido del olfato de un perro como Rocco es 40 veces más fuerte que el de un humano. Lo hemos seleccionado y entrenado especialmente para que capte el olor de cualquier cosa que no sea del todo correcta a medida que el whisky madura”, explica Woff. Agrega que, aunque existen dispositivos tecnológicos que pueden cumplir con estas funciones, la marca prefirió mantener su perfil artesanal y tradicional al contar con el canino. Asimismo, comparte que el peludo es muy feliz en sus labores y las realiza de forma eficiente y rápida.

Como un miembro más de la familia en la destilería escocesa, Rocco tiene garantizada su alimentación y alojamiento. A su vez, cuenta con una cuidadora dedicada a las atenciones que necesite: Lianne Noble. Según Noble, se busca brindarle la máxima comodidad, con tiempos de descanso y jornadas de trabajo establecidas.

Más caninos en el mundo de la gastronomía

Perros truferos, buscadores de un ingrediente gourmet
Foto vía: MilAnuncios.com

Muchas otras destilerías o bodegas de vino cuentan con canes para hacer el mismo trabajo de Rocco, buscando imperfecciones en la madera. Sin embargo, existe una tarea muy especial, la de los perros truferos.

La trufa blanca de alba es uno de los hongos más cotizados de la gastronomía. Típica de Italia, donde crece de forma aleatoria y sin control en los suelos de los bosques, los perros son los aliados de los recolectores para encontrarlas de forma rápida y segura.

También le puede interesar: Animales, aliados inesperados de los viñedos