¿Qué pasará con los “restaurantes de destino”?

Restaurantes de destino / Mil (Perú)
El peruano Virgilio Martínez dirige un restaurante en los Andes de su país / Foto vía: TheGourmetJournal.com

La pandemia ha afectado duramente a la sociedad y a varios sectores, siendo el de la hostelería uno de los más golpeados. Aunque algunos locales han logrado sobrevivir al confinamiento, otros la tienen más complicada: los “restaurantes de destino”, esos que están ubicados en sitios particulares y que ofrecen experiencias gastronómicas específicas.

Aunque fácil podría pensarse que estos conceptos están destinados al fracaso, un ejemplo de cómo se pueden reinventar para mantenerse firmes es MIL, recinto de Virgilio Martínez ubicado en los Andes peruanos.

¿Qué deparará el futuro?

Finalistas Basque Culinary World Prize 2019
Foto vía: BasqueCulinaryWorldPrize.com

En general, los restaurantes de alta cocina se mantienen más por visitas de comensales extranjeros que de personas locales. Por ende, la caída de los vuelos internacionales privó a la gran mayoría de chefs de su principal medio de ingresos.

Esto es aún más grave en sitios a los cuales llegar es todo un tema, como pasa con MIL. “La gente tenía que viajar desde otras partes del mundo a Lima, después de Lima a Cusco y aún de Cusco tenían que hacer más de una hora y media de camino hasta llegar”, explicó Martínez a Fine Dining Lovers.

Aunque Virgilio, junto a su esposa Pía León, no ha dejado de trabajar, el exótico recinto sí ha tenido que cesar sus actividades en varios periodos a raíz de la pandemia.

Afortunadamente para el peruano, durante el último año vio como aumentó el número de comensales locales que se animaban a probar su propuesta. Dice que muchas personas de ciudades como Lima, Arequipa y otras zonas se acercaban a comer en los Andes, a más de 3.500 metros de altura. “Algunos ni siquiera conocían el trabajo que hacemos en MIL”, dice.

Restaurantes de destino / Mil (Perú)
Para poder llegar a MIL se necesitan varias horas de viaje / Foto vía: Eater.com

Virgilio es consciente de que quizás haya tenido más fortuna que otros restaurantes de destino. Sin embargo, cree que en estos tiempos en fundamental conectar con la naturaleza y reinventarse para poder mantenerse a flote. “Creo que lo que quiere la gente de un restaurante es que no haya puertas y puedan ver su integridad, su realidad más allá del plato. Y es algo que podemos hacer muy bien en un proyecto como MIL”, dijo en la entrevista.

Por los momentos, el local de las montañas peruanas se encuentra próximo a abrir. Todo, con una nueva premisa que, según Martínez, estará más acorde a los tiempos actuales.

Otra cara de la moneda para restaurantes de destino

Chef Manoella Buffara / S. pellegrino young Chef 2021
La cocinera Manoella Buffara es de las mejores de latinoamérica / Foto vía: NyEater.com

Otro caso resaltable es el de la chef brasileña Manoella Buffara, líder de Manu. A pesar de que su local están en la ciudad de Curitiba, cree que su recinto pasó a formar parte de este tipo de establecimientos. La razón: no está en las principales ciudades turísticas de Brasil: Río de Janeiro y São Paulo. Estas dos, además, con varios recintos en las listas de The 50 Best y las únicas con Guías Michelin en el país.

“Manu no es propiamente un restaurante de ‘destino’, pero acabó siéndolo, porque quienquiera que viene a Brasil para tener experiencias gastronómicas casi siempre lo hace en Río de Janeiro y São Paulo”, añade.

Buffara considera que la clave del éxito está en saber atraer a los comensales locales, siendo la única manera de no dar por perdido sus esfuerzos de años. Además, resalta el valor de crear experiencias únicas que sean interesantes para personas de cualquier origen, sea del mismo país o de otros. “Las personas volverán a viajar, pero elegirán mejor dónde van a comer. Creo que preferirán gastar más y comer bien, sin arriesgarse”, concluye.

También le puede interesar: Hamburguesas, una apuesta de los chefs de alta cocina