Laurie Woolever: comer y viajar con Anthony Bourdain

Laurie Woolever / Anthony Bourdain
Woolever y Bourdain trabajaron juntos por varios años / Foto vía: CNN.com

Anthony Bourdain es una de las figuras más conocidas y recordadas del sector gastronómico. A casi tres años de su partida física, Laurie Woolever, coautora de varios de sus libros y asistente en muchos de sus proyectos, comparte anécdotas de momentos que vivió con el icónico chef.

Según escribió para la revista Food and Wine, una de las preguntas que más le han hecho en los útimos años es “¿Cómo fue comer y viajar con ‘Tony’ Bourdain?”.

Así recuerda Laurie Woolever a Anthony Bourdain

Culinary Institute of America creará beca en honor a Bourdain
“Tony”, como muchos lo conocín, falleció a mediados de 2018 / Foto vía: Food52.com

En pocas palabras, resalta la sencillez del cocinero neoyorquino durante esos momentos juntos. Recuerda que la primera vez que aparecía en pantalla en uno de los programas de Bourdain, disfrutaron de una cerveza y empanadas de carne jamaiquinas mientras observaban una carrera en el hipódromo. Según explica, siempre era más importante hacer especial el momento que la comida en sí.

Y así define a quien el mundo conociera, principalmente, por la serie Parts Unknown: “no importa que fuese en el marco de una gira de medios para presentar un libro, o durante un viaje a Vietnam, junto a Bourdain, cada comida, por más fina o humilde que fuese, se hacía memorable“.

Laurie Woolever dice que existía un mito muy popular en torno a “Tony”, en el que se aseguraba que, cada vez que tenía hambre, su objetivo era encontrar platos llamativos, intensos y auténticos para saciarse.

Anthony Bourdain amaba la comida y compartirla, atreviéndose a probar lo que fuese. “Gracias a la valentía indeleble de sus primeros episodios de televisión, Tony se dio a conocer como el tipo con ojos de foca y recto de jabalí en su plato. Este tipo de extremos hacen que la televisión sea buena y memorable. Después de todo, especialmente cuando recién comienzas en el medio, no tienes nada que perder y mucho que ganar si te das a conocer como el tipo que se comió un corazón de cobra palpitante”, cita la estadounidense.

Un hombre amante de la simplicidad

Anthony Bourdain World Travel: An Irreverent Guide
“World Travel: an irreverent guide”, obra póstuma de Bourdain en colaboración con Laurie, saldrá este año / Foto vía: TravelLeisure.com

Entre otras historias recorriendo el mundo con el icónico presentador de televisión, relata la vez que casi perdieron un tren en Japón por una razón particular: Anthony quería probar un café de una máquina expendedora. Mientras buscaba las monedas para pagar su bebida, su boleto salió volando de su bolsillo, casi cayendo a las vías. Para Woolever, la pasión de Bourdain por lo desconocido, así como su amor por lo simple y cotidiano, se desbordaba en cada momento.

Asimismo, su mente retiene con especial cariño sus vivencias en Sri Lanka. Por aquellos días se celebraba el Festival de Madai, de gran importancia religiosa en la nación isleña de Asia. En medio de una multitud que disfrutaba de las fiestas, Laurie vio como Anthony se encargaba de ubicar en KFC, pues el chef sabía que su equipo tenía hambre. Logrado su objetivo, todos disfrutaron de pollo frito mientras reían y se relajaban en el hotel.

Más historias y curiosidades sobre los viajes de Anthony Bourdain se podrán conocer en World Travel: an irreverent guide, obra póstuma que saldrá este año en colaboración con Woolever.

También le puede interesar: ¿Qué se necesita para ser un inspector Michelin?