Hallan en Irak fábrica de vino con más de 2.700 años

Irak. Bodega de vino
Foto vía: Reuters

Tras un arduo trabajo entre arqueólogos italianos y la Dirección de Antigüedades en Dohuk, han descubierto en la zona de Faida, al norte de Irak, una fábrica de producción de vino, con más de 2.700 años de antigüedad

Los artefactos encontrados dan muestra que se utilizaban durante el dominio de los asirios, el rey Sargón II y su hijo Senaquerib. La misión estima que el hallazgo es de finales del siglo VIII o principios del VII antes de Cristo.

Los investigadores hallaron 14 prensas de vino, que servían para exprimir las uvas y extraer su jugo, y procesar después el vino. Todo tras desterrar enormes cuencas de piedras que estaban esculpidas en roca blanca.

Según detalló a Reuters el italiano Daniele Morandi Bonacossi, profesor de arqueología en la Universidad de Udine y codirector del equipo, “era una especie de fábrica de vino industrial. Había 14 instalaciones que se utilizaban para prensar las uvas. Este es un hallazgo arqueológico bastante singular en Irak. Es la primera vez en el norte de Mesopotamia que los arqueólogos pueden identificar un área de producción vinícola”.

Han precisado los especialistas que las escrituras asirias destacan una mayor demanda de vino, sobre todo, entre los miembros de la corte y la élite social de la época. La bebida se usaba en prácticas ceremoniales entre los ricos.

Bajorrelieves tallados

Adicionalmente, también descubrieron en esta zona de Irak, 12 paneles de cinco metros de largo y dos de alto, que estaban decorados con dioses, reyes y animales sagrados. Los bajorrelieves tallados datan de Sargón II y su hijo Senaquerib.

Irak. Bodega de vino
Foto vía: AFP

Bonacossi manifestó que “las escenas representan al rey asirio rezando frente a los dioses asirios. Los investigadores precisaron que el canal de riego se cortó en piedra caliza para llevar el agua de las colinas a los campos de los agricultores. Los tallados se hicieron para recordar a las personas quién ordenó su construcción.

“No era solo una escena religiosa de oración, también era política, una especie de escena propagandística. El rey, de esta manera, quiso mostrar a la gente que habitaba en la zona que él era quien había creado estos regadíos masivos, entonces (…) la gente debería recordar esto y permanecer leal”, dijo Bonacossi.

También le puede interesar: Estos hoteles argentinos están en medio de hermosos viñedos