Huellas que nacieron de las sobras

Diversas historias de platos se muestran como huellas que nacieron de las sobras en la cocina. Muchos de estos experimentos se mantienen intactos a la fecha y hasta mejorados.

En Venezuela, aunque indiscutiblemente el pabellón encabeza el listado. Engalanado por excelencia, encierra una historia que data desde los tiempos de la colonia.

La combinación de arroz blanco, carne desmechada, caraotas negras y tajadas concentran las culturas que caracterizan el sentimiento nacional.

De igual forma, los puertos de Perú fueron testigos del nacimiento de la famosa parihuela. Una versión refiere que deriva de tablas que al dañarse eran lanzadas al mar. Estas se aprovechaban para realizar una sopa de mariscos, pescados y ajíes de muy buen sabor.

Las huellas que nacieron de las sobras se mantienen aún marcadas

A nivel asiático, se puede mencionar el ramen, el cual saltó de ser un capricho a una exquisitez gastronómica.

Con el tiempo se convirtió de una mera guarnición a una comida apetecible