10 frases de Anthony Bourdain en su nuevo documental

Anthony Bourdain / Documental Roadrunner
El documental cuenta la vida del chef y presentador de televisión desde una óptica más cercana / Foto vía: People.com

Conocido por ser una de las personalidades más icónicas de la televisión gastronómica, el recordado Anthony Bourdain es nuevamente tema de conversación gracias a Roadrunner, pieza documental estrenada a mediados de julio.

Dirigida por el cineasta Morgan Neville, la obra es un repaso por su vida y trayectoria, con un montón de material de sus programas de televisión, incluyendo imágenes inéditas y testimonios de personas muy cercanas al chef antes de su fallecimiento.

Una de las mayores curiosidades del documental está en su narrativa, que se lleva a cabo con recopilaciones de Bourdain y, en algunas secuencias, con una “falsificación” de su voz. Esto gracias a la tecnología de inteligencia artificial (IA), con la cual se logró recrear la voz del afamado cocinero neoyorquino.

En gran parte del filme se puede oír a Bourdain hablar y narrar, entre fragmentos reales de otras producciones y otros generados por IA. Según explicaron, algunas de estas participaciones creadas virtualmente nunca fueron expresadas verbalmente por el presentador de televisión, pero muchas sí forman parte de sus múltiples libros. Neville informó que solo se usó la voz falsa en tres momentos puntuales del filme.

Mientras muchos disfrutan de la película en cines, otros esperan que esté disponible en alguna plataforma digital. Por eso, un repaso por algunas de las palabras más representativas y conmovedoras del ícono culinario en Roadrunner.

El siempre frontal Tony Bourdain

Anthony Bourdain / Documental Roadrunner
Si algo caracterizó a Bourdain en vida fue su honestidad e irreverencia en todo momento / Foto vía: Pinterest.com

Siempre polémico y controversial, el documental dejó algunas citas interesantes del neoyorquino, la mayoría caracterizadas por su crudeza.

Sobre la muerte y ser recordado

“Se considera útil, esclarecedor y terapéutico pensar en la muerte unos minutos al día. Lo que realmente suceda con mis restos físicos no me interesa. No quiero que nadie vea mi cuerpo, no quiero una ‘fiesta’. A menos que esta proporcione valor de entretenimiento, de manera perversa o subversiva. Quiero decir, si pudieras arrojarme a una trituradora de madera y, ya sabes, rociarme en Harrods (Almacén de gran importancia en Londres)… en medio de la hora más concurrida, sería bastante épico, no me importaría que me recordaran de esa manera”.

Su cambio de cocinero a documentalista

“Te lo explicaré. Un minuto estoy de pie junto a una freidora y al siguiente estoy viendo la puesta de sol en el Sahara. Me di cuenta de que una cosa llevaba directamente a la otra. Me doy cuenta de que, si no hubiera aceptado un trabajo de lavaplatos, no me habría convertido en cocinero. Si no me hubiera convertido en cocinero, nunca me habría convertido en chef. Si no me hubiera convertido en chef, nunca hubiera podido disfrutar de una manera tan espectacular. Si no hubiera sabido lo que era realmente sufrir, mi libro de memorias y de gran éxito que escribí, no habría sido ni la mitad de interesante. Y no voy a decir aquí cómo vivir tu vida. Solo digo que tuve mucha suerte”.

El poder del humor

“Siempre usé el lenguaje para salir de problemas. Descubrí a una edad temprana que si hacía reír a todos en la clase, eso era poder”.

¿Ser padre?

“Durante la mayor parte de mi vida, no habría podido ser un buen padre. Soy demasiado egocéntrico, estuve demasiado metido en las drogas y también tuve mucho miedo. La idea de tener miedo por lo que pueda suceder a un niño, no estaba a la altura de ese tipo de miedo”.

Bourdain tuvo su primera y única hija, Ariane, en 2007.

Sobre su “responsabilidad” de informar y comunicar

“No soy periodista, para nada soy periodista. No soy un defensor. No busco inspirar. No tengo una agenda política. En todo caso, me gusta ir a un lugar pensando una cosa y estar completamente equivocado al respecto”.

Vivencias de los viajes…

“Viajar no siempre es bonito, te vas, aprendes, te marcas, te marcan y cambias en el proceso, incluso te rompe el corazón”.

Su amada Nueva York

“Sabes que era un joven enojado. Olvidé por qué estaba enojado. Quiero decir, mira esto. ¿Por qué estaba tan enojado? Esto es el paraíso”.

Sobre el final…

“Probablemente lo averiguaré de todos modos, pero aquí hay un poco que decir sobre esta verdad de forma preventiva: no hay final feliz”.

Una conversación entre Bourdain y Eric Ripert

“Me gustaría vivir como una persona normal. Ese fue siempre mi pensamiento, que si obtengo suficiente dinero podré vivir como una persona normal, pero ya ni siquiera sé qué es eso”.

Sobre la familia

“Ahora hago muchas cosas geniales, viajo por todo el mundo, veo todas estas cosas increíbles, pero nunca soy más feliz que cuando estoy parado en el patio trasero siendo ‘el papá de la televisión’… porque me hace sentir normal”.

También le puede interesar: Los libros esenciales del gran Tony