Newsletter

Síguenos

Ecovado: parece aguacate, pero no lo es

El aguacate es un elemento infaltable en la dieta de muchos, en especial de los que gustan comer saludable o quienes siguen una dieta vegana. Sin embargo, la diseñadora Arina Shokouhi resalta que el cultivo de este insumo es sumamente contaminante, por lo que decidió crear una alternativa: el Ecovado.

El nombre es un juego de palabras con “ecological” (ecológico) y “avocado” (aguacate). En resumen, se trata de una recreación del fruto, elaborada de manera artificial imitando la composición del aguacate usando diferentes ingredientes. De esta manera, considera que ha logrado una textura y sabor muy similares. Incluso, la presentación del producto es idéntica a un aguacate normal.

Ecovado, sustituto del aguacate
El objetivo de la propuesta es reducir el consumo de aguacate, insumo cuya producción requiere de muchos recursos / Foto: ArinaShokouhi.com

“El aguacate se ha convertido en un ícono cultural moderno sinónimo de cafés hipster y publicaciones de moda en Instagram. Sin embargo, la producción de aguacate consume mucha energía y recursos: cada aguacate requiere 320 litros de agua para crecer y cosecharse internacionalmente; los aguacates son de los cultivos más insostenibles para exportar debido a su naturaleza delicada y fácil de magullar; y las granjas de monocultivo estilo plantación necesarias para satisfacer la demanda mundial de aguacates están impulsando la deforestación de algunos de los paisajes más diversos del mundo”, explica Shokouhi en su portal web.

Una opción más amigable con el planeta de la mano de Ecovado

Sustituto del aguacate: Ecovado
Aseguran que es una alternativa igual de deliciosa, pero menos contaminante / Foto: ArinaShokouhi.com

Entonces, Ecovado se presenta como “una alternativa sostenible al aguacate creada con cultivos e ingredientes británicos”. Todo, “con la intención de que los consumidores reduzcan su consumo del fruto y, por ende, baje la cantidad de recursos que se destinan a este. Fue diseñado identificando los elementos químicos de los aguacates y la funcionalidad de cada molécula para tratar de encontrar equivalentes de fuentes más locales y de bajo impacto que no dependan de cultivos amenazados”, añade la diseñadora británica.

La intención de Arina es llevar su idea a otros países. Indica que, como la idea es utilizar ingredientes locales para la producción del Ecovado, el sabor final de esta imitación puede ser ligeramente diferente, pero siempre relacionable con el fruto original.

“El ingenio humano ha hecho posible crear todo tipo de falsificaciones y simulaciones tan convincentes que es difícil distinguirlas de lo que imitan. Ecovado es una imitación que intenta mejorar la realidad, no simplemente reproducirla. Y, con suerte, engañará incluso al más sensible de los amantes del aguacate”, dice la creadora.

También le puede interesar: Aguacates de La Palma, delicatessen desconocida

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram