Newsletter

Síguenos

¿Cómo disfrutaba Isabel II de la gastronomía?

A sus 96 años, la reina Isabel II del Reino Unido dejó el plano terrenal luego de 70 años a la cabeza de la monarquía británica. Conocida por ser una de las figuras más importantes e influyentes de los siglos XX y XXI, también es sabido que disfrutaba gratamente de las artes culinarias.

Darren McGrady, ex cocinero del Palacio de Buckingham, compartió algunos “secretos” sobre los gustos a la hora de comer y beber de la antigua líder de la familia real. Esto, a través de su libro Eating Royally: Recipes and Remembrances from a Palace Kitchen.

Encargado de preparar alimentos directamente para la reina, McGrady ha revelado que su dieta era “simple y sencilla”, sin dejar de lado la calidad. Como curiosidad, compartió que Elizabeth II no gustaba de alimentos como ajo y cebolla en demasía.

Aquí, algunas de las opciones favoritas de la recordada reina.

Gastronomía - Reina Isabel II
El té fue una de las grandes pasiones de la reina / Foto: TownAndCountryMag.com

¿La ginebra? Mejor en cocteles

Es bien sabido que Isabel II amaba la ginebra, destilado clásico entre los ingleses. Ella prefería tomarla en un buen cóctel, ya fuera un Gin Martini o ginebra con Dubonnet.
Asimismo, en vida llegó a estar involucrada en el lanzamiento de dos bebidas elaboradas con insumos cosechados en el palacio de Buckingham y Sandringham House.

Té Earl Grey, el delirio de Isabel II

Como buena inglesa, el día a día de la reina no podía estar completo sin una taza, o varias, de té. El Earl Grey era su favorito, caracterizado por sus notas de bergamota. Ella lo prefería con un poco de leche y sin ningún tipo de endulzante, según McGrady.

De hecho, se dice que esta variedad de té aumentó su popularidad en el mundo gracias a la afición de la reina por el mismo.

¿Con qué acompañaba una taza de té?

El cocinero dio a conocer que Elizabeth II adoraba los sándwiches sin corteza, siendo uno de sus complementos favoritos para la infusión antes mencionada. Para ella, esta era la opción perfecta al ser ligera, disfrutando de esta combinación para el almuerzo y la cena.
Su versión favorita era la de salmón ahumado con un poco de queso crema.

La caza a la orden de la reina

La monarca británica disfrutaba mucho de las carnes obtenidas de la cacería y la pesca, algo que garantizaba la frescura de los insumos. Entre sus carnes predilectas destacaban las de venado, muy presente en sus comidas, o las de aves silvestres. Para los peces, nuevamente el salmón no podía faltar.

Para endulzarse los días a Isabel II

El chocolate era de los ingredientes más apreciados por la reina, por lo que se agregaba a muchos de los postres de la casa real. Los pasteles fríos con un toque de chocolate eran muy frecuentes en la dieta de la reina. Según McGrady, esta y otras preparaciones eran algo que solía “pedir todos los días mientras estuviera disponible“.

También le puede interesar: Los postres de los conventos endulzan a España

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram