Plasencia Reserva Orgánica: puros orgánicos 100% naturales

Foto: 123rf

Muchos son los cigarrillos elaborados en la fábrica de la familia Plasencia, que cuenta desde hace mucho tiempo con un reconocimiento internacional por la calidad y la popularidad de sus productos. El nuevo Plasencia Reserva Orgánica es uno de esos cigarros que logran captar la atención del amante del tabaco, de hecho, es un ejemplar que está implantando una verdadera dinastía entre los demás productos de esta casa fabricante.

Plasencia Reserva Orgánica: puros orgánicos 100% naturales

Estos puros son elaborados en Nicaragua, cultivados sin ningún tipo de pesticidas ni químico, ya que forman parte de un proceso de elaboración natural. Los Plasencia Reserva Orgánica son producto del esfuerzo del ingeniero agrónomo Néstor Plasencia Jr., quien representa la quinta generación de cultivadores de la prestigiosa empresa, y que fuese pionero del cultivo de tabaco en condiciones netamente orgánicas, gracias a su inversión inmensa de tiempo y dinero en este particular proyecto.

El resultado del esfuerzo del fabricante no necesita muchas presentaciones: es simplemente un puro elaborado de manera natural, con un armonioso cuerpo, que te permite disfrutar el tabaco sin ningún tipo de alteraciones. El Plasencia Reserva Orgánica es único en su tipo, siendo distinguido como uno de los mejores del mundo. De hecho, muchas de sus marcas han sido elaboradas en la planta de América Central.

Foto: 123rf

Atributos del Plasencia Reserva Orgánica

El Plasencia Reserva Orgánica consiste en un puro de aspecto bastante agradable con una capa de hoja de color marrón. Se siente seco, sus venas son de una gran finura, lo que proporciona una fumada intensa pero con suficiente resistencia. Las cenizas que deja son blancas, dejando gran nitidez al ser quemado. Una muy buena construcción para tratarse de un ejemplar netamente orgánico.

Su sabor es tan suave como su fabricante lo ha anunciado en su estreno, el primer tercio del puro te dejará un poco de nuez moscada tostada y cremosa en el paladar, siendo la nota dominante su cedro. El medio tiene una dulzura que puede dejarte sorprendido, que se mantiene suave y sutil, aportando un equilibrio ideal para los conocedores de los puros. Su aroma floral, dulce y fresco, es una de sus características particulares, con dejos de menta. Para ser un puro nicaragüense es un ejemplar realmente suave, lo que resulta no solo una experiencia agradable por sus sensaciones sino por su innovación.