Newsletter

Síguenos

Vinos italianos convertidos en gel antibacterial

El sector del vino en el mundo se ha visto afectado en los últimos meses como consecuencia de la pandemia. El de Italia ha sido uno de ellos. Debido a las restricciones como consecuencia del covid-19, las ventas se han reducido en más de un 50%, por ello muchas bodegas tienen aún tanques llenos de su última cosecha.

La situación generó que el Gobierno aprobara un decreto para tenderles una mano a los viticultores, de manera que puedan transformar todo ese excedente en gel desinfectante, y en cierto modo, tratar de paliar la crisis existente.

Esto se traduce a que 70 millones de botellas de vino italiano, con Denominación de Origen Controlada (DOC), se conviertan en antibacterial. Adicionalmente, esta medida sirve para darle espacio a la nueva producción. En algunas zonas de ese país el proceso de vendimia está en marcha.

Por supuesto que para la mayoría de los viticultores convertir sus caldos DOC en gel, es un balde de agua fría, pero es la única vía que tienen para capear el temporal.

A raíz de la pandemia, se redujeron significativamente las ventas, porque restaurantes, bares y discotecas, entre otros negocios, estaban cerrados por la cuarentena. A todo esto se le suma -al igual que otros mercados-, las exportaciones, que también bajaron drásticamente.

“Harakiri enológico”

Video Euronews en español

Todo este proceso -doloroso para muchos-, ha sido calificado como “harakiri enológico”. Según reseñó el diario La Repubblica, se concede una ayuda de 27 céntimos por litro de vino destilado para alcohol. Este precio es considerado muy bajo y solamente ha funcionado en regiones como Apulia, Sicilia, Campania, Marche, Piemonte y Lazio. En algunas ocasiones se ha pagado un poco más, hasta 65 y 70 céntimos.

«El vino que recibimos se almacena en tanques de acero conectados al sistema de destilación, que funciona con vapor, y es donde el vino se separa: agua y alcohol etílico. A medida que el alcohol se destila, se vuelve cada vez más puro, hasta alcanzar el nivel apropiado para su uso farmacéutico, por lo que es perfectamente adecuado para producir un gel», destaca Antonio Emaldi, dueño de una destilería y Presidente de Assodistil, a Euronews.

También precisó que «el alcohol se extrae automáticamente del tanque y se transfiere a través de bombas por tuberías, donde se dosifica con productos químicos, que deben desnaturalizarlo y no hacerlo apto para el consumo humano. De las tuberías fijas va directamente al camión cisterna, que lo transportará a los que envasarán el producto y lo pondrán en las estanterías».

Por su parte, el rotativo La Repubblica especifica que 100 litros de vino se convierten en las destilerías en 10 litros de alcohol entre 92 y 96 grados, que luego se transforman en 120 botellitas (100 ml) de gel antibacterial.

Para Elio Pescarmona, director de la bodega Tres siglos, considerada como la mayor productora de prestigiosos vinos piamonteses de la Denominación de Origen Controlada y Garantizada (DOGG) desde el año 1887, confesó que “nos hemos visto obligados por la emergencia, es una situación extrema, algo que a nadie le gusta”.

También le puede interesar: Santiago Mayorga, un argentino apasionado del vino

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram