Newsletter

Síguenos

Reapertura de restaurantes y bares en Europa y América: un incierto panorama

La próxima etapa en la crisis del coronavirus es el desconfinamiento, que por tratarse de una pandemia sin precedentes, no dejará de ser complejo. Al ser un virus desconocido, del cual se carece hasta ahora de una vacuna, este proceso es delicado, pues el principal riesgo es que haya un indeseado resurgir. Esto trae como consecuencia que la normalización de actividades deba hacerse progresivamente. Es lo que se impone.

En este sentido, el sector de la hostelería, que incluye restaurantes, cafeterías, bares y establecimientos afines, tendrá que aguardar su turno dentro de un orden de prioridades que establecerán en su momento los respectivos gobiernos. Al ser duramente golpeados económicamente por la crisis, este gremio ha comenzado a elaborar propuestas que permitan, no solo reabrir sus puertas, sino también adaptar su funcionamiento con minuciosas y exhaustivas medidas de protección sanitarias para proteger tanto a sus clientes como al personal.

Por ejemplo, en Francia 17 famosos cocineros, entre ellos Alain Ducasse y Frédéric Anton, a través de una carta abierta, le han pedido al presidente Enmmanuel Macron que permita la apertura de bares y restaurantes, que han quedado excluidos del desconfinamiento, que en ese país está previsto para el próximo 11 de mayo.

Los firmantes han dejado claro que se comprometen a adaptar sus establecimientos para cumplir las medidas de seguridad contra la pandemia del coronavirus. Yannick Alléno, miembro del Colegio Culinario, que reúne a 1.800 chefs y 900 productores del país galo, ha expresado: “Pedimos que nos den un voto de confianza, que nos permitan demostrar que muchos de nosotros somos capaces de asumir nuestras responsabilidades”.

Están en el aire

En Alemania, los comercios de menos de 800 metros cuadrados fueron autorizados para abrir. Foto vía: Global News

En Portugal la situación no parece muy distinta. Aunque el desconfinamiento se iniciará el 2 de mayo de forma paulatina, se prepara para abrirse al turismo en los próximos meses, aunque con limitaciones. El ministro de Economía, Pedro Siza Vieira, ha dicho que el sector recuperará su actividad “con algunas restricciones en los primeros tiempos, restaurantes con limitaciones, hoteles con tasas de ocupación bajas y un aumento de la desinfección de las instalaciones”.

Desde el lunes 20 de abril en Alemania comenzaron a abrir los comercios con menos de 800 metros cuadrados, obviamente, con las medidas de protección adecuadas para ello. Sin embargo, el gobierno de Ángela Merkel no ha anunciado fecha para que bares y restaurantes estén operativos. Eso sí, ha advertido que el relajamiento excesivo puede ser contraproducente a los logros que han alcanzado para frenar los contagios por la pandemia.

Italia, uno de los países más golpeados por el Covid-19, tiene previsto que a partir del 4 de mayo, empresas de sectores no esenciales reabran con las condiciones de seguridad. Tampoco hay fecha para la reapartura de los restaurantes.

El Reino Unido estructura un plan de tres fases para levantar el confinamiento. Aunque no hay un anuncio oficial, se presume que sea en julio o al final del verano boreal, cuando los restaurantes y bares reinicien sus actividades.

En España

Barrio La Barceloneta, Barcelona. Foto: EFE

El panorama en la hostelería española también es incierto. Hay preocupación en este gremio, conformado por más de 300 mil establecimientos en todo el país, que incluyen restaurantes, bares, cafeterías y pubs. Si bien la prórroga del estado de alarma anunciada por el gobierno de Pedro Sánchez es hasta el 9 de mayo, todavía no tienen señas de cuándo podrían reabrir.

Hostelería de España, asociación que agrupa al sector, ha realizado algunas propuestas, como instalar gel antibacterial en las entradas de los negocios y baños (estos últimos los limpiarían varias veces al día), desinfectar los conductos del aire acondicionado con ozono y habilitar dispositivos térmicos para medir la temperatura, así como realizar tests rápidos a los empleados para saber si son inmunes al virus.

También los hosteleros consideran que es necesario que los ayuntamientos los autoricen de manera excepcional para que instalen mesas anexas en los negocios que no tienen autorización de terraza, y aquellos que sí la tengan puedan ampliarla, con el propósito de que mantengan la distancia reglamentaria ante el coronavirus.

Adicionalmente, como una opción para cuando puedan abrir, hay empresarios particulares que han comenzado a instalar en sus restaurantes mamparas de metacrilato, que permitan separar a los comensales.

Y en América también…

En Nueva York los bares y restaurantes están cerrados. Foto: vía EFE

En Latinoamérica el panorama no es menos alentador. Muchos de los establecimientos de comida han optado por el “lazo afectivo” con sus clientes habituales para lograr sobrevivir, afectados por la cuarentena decretada, que implica el aislamiento social, preventivo y obligatorio.

Sin poder abrir sus puertas, el sector de la hostelería ha optado por las entregas a domicilio y fomentar también que los clientes recojan sus pedidos en el local para llevarlos a casa.

Por otra parte, en Estados Unidos, el presidente Donald Trump dio a conocer la aprobación para que el país pueda comenzar con la reapertura económica, para lo cual les otorgó completa libertad a los gobernadores.

El primero en hacerlo ha sido el estado de Georgia, que comenzará la reactivación este viernes 24 de abril. Los restaurantes podrán abrir desde el lunes 27, no así los bares.

A esto, se han sumado otros estados, como Oklahoma, Arkansas, Tennessee y Pensilvania, donde el sector de la hostelería está autorizado para abrir sus puertas a partir del primero de mayo, manteniendo obviamente los protocolos de seguridad.

También le puede interesar: Pau Roca: “El sector vinícola está en riesgo por la pandemia”

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram