Mi pobre angelito… en una hermosa casa de jengibre

0
156
Mi pobre angelito Casa de Jengibre
La elaboración de la casa de jengibre llevó más de 300 horas / Foto vía: Standard.co.uk

En 2020 se cumplieron tres décadas del recordado filme Mi pobre angelito (1990), por lo que Disney elaboró una sorpresa para sus fanáticos con el fin de celebrar la fecha: una muy detallada casa de jengibre de la familia McCallister.

Titulado originalmente como Home Alone, y conocido como Solo en casa en España, es un largometraje icónico protagonizado por Macaulay Culkin, Joe Pesci, Daniel Stern y Catherine O’hara, entre otros actores.

Mi pobre angelito Casa de Jengibre
Michelle Iwobo fue la pastelera encargada de recrear la casa de los McCallister / Foto vía: TodayShow.com

Mi pobre angelito relata las aventuras y desventuas de Kevin (Culkin), un niño de ocho años que, al quedarse solo por error en su hogar durante las navidades, debe protegerlo de dos torpes ladrones (Pesci y Stern). Con varias nominaciones a los Globos de Oro y el Oscar, fue por varios años una de las películas de comedia más taquilleras en Estados Unidos.

Siendo todo un clásico de la televisión durante las fiestas navideñas, la casa del ratón decidió festejar de una forma muy dulce su 30 aniversario. A través de la cuenta británica de Disney+ (servicio de streaming de la compañía), revelaron la casa de jengibre que recrea con excelencia la residencia del protagonista.

Solo en una casa de jengibre

Según algunas fuentes, la tradición de moldear el postre de jengibre como casas se remonta a Alemania en el siglo XIX, donde los expertos creaban pequeñas edificaciones comestibles basadas en cuentos y leyendas antiguas como Hansel y Gretel. En el caso de la creación de Disney, fue elaborada por la artista culinaria Michelle Iwobo, quien explicó que el proceso le llevó hasta 300 horas.

El hogar de los McCallister fue hecho con el mayor nivel de detalle, incluyendo diversos guiños al filme como la casa del árbol de Kevin, la decoración navideña, nieve e, incluso, al par de ladrones. Parte del trabajo también llevó a la elaboración de 63 árboles, 33 ventanas y 6 faros de luz. Iwobo invita a los fanáticos a descubrir todas las referencias que su obra posee.

Mi pobre angelito, así como su secuela Perdido en Nueva York, son buenas opciones para disfrutar en familia estas navidades.

También le puede interesar: Chocolate: un dulce drama surcoreano de Netflix

Comentarios

Dejar respuesta
Por favor, escribe aquí tu comentario
Por favor, introduce aquí tu nombre