Pastel de nueces: un tesoro de la Segunda Guerra Mundial

Pastel de nueces / Segunda Guerra Mundial
El postre estuvo enterrada por 79 años en las ruinas de un bombardeo / Foto vía: AlamyLiveNews

Un grupo de arqueólogos encontraron un raro tesoro en unas antiguas ruinas de la Segunda Guerra Mundial: un pastel de nueces. Pese a haber estado enterrado por casi 80 años, el postre se ha mantenido un gran estado, por lo que se considera un gran hallazgo para los especialistas.

El pastel fue encontrado en la ciudad alemana de Lübeck, ubicada al norte de la nación germana. Lubeca, como se le conoce en español fue bombardeada el 28 de marzo de 1942 por las fuerzas aéras británicas. De aquel suceso, se estima que hasta 30% de la ciudad quedó destruida.

A principios de año, arqueólogos iniciaron una excavación en la zona de Alfstrasse, una de las más afectadas de la urbe por el bombardeo. Allí, en una de las casas, encontraron lo que llamaron como “un pastel momia”.

Los detalles del antiguo pastel de nueces

Pastel de nueces / Segunda Guerra Mundial
Consideran que es una pieza de gran valor histórico / Foto vía: AlamyLiveNews

El pastel de nueves, almendras y avellanas no se encuentra totalmente en buen estado. Pues los incendios causados por el ataque lo quemaron considerablemente. “Está muy carbonizado y ennegrecido con hollín en el exterior, pero se ha reducido a solo un tercio de su tamaño original debido al calor”, dijo Lisa Renn, una de las líderes de la excavación.

Encontrado a mediados de abril de este año, el hallazgo aún se encuentra en estudios para determinar su estado. Sylvia Morgenstern, encargada de la restauración de las piezas que se encuentra, espera los resultados para saber si se podrá “limpiar” la suciedad para intentar darle un aspecto natural.

Un pedazo de historia

Pastel de nueces / Segunda Guerra Mundial
Pese a estar quemado, el preparado mantuvo gran parte de su forma durante las casi ocho décadas / Foto vía: MARCUS BRANDT / GETTY IMAGES

El equipo de arqueólogos indicó que la preparación se encontró en el sótano de una casa destruida durante el bombardeo. Allí, habrían quedado los escombros de las dos platas superiores, incluyendo el pastel de nueces. Por los momentos, especulan que puede tratarse de un postre elaborado para un encuentro en la iglesia local. “Posiblemente estaba destinada a una ceremonia de confirmación. Solía ​​tener lugar principalmente el Domingo de Ramos, que era al día siguiente”, explicaron.

“Este pastel es como una ventana a hace 80 años. Cuando los visitantes de un museo lo vean con suerte verán no solo la destrucción de la guerra, sino también la alegría que tuvo la gente. Debido a que se trataba de una celebración familiar, escucharon música, querían tomar una buena taza de té, Quería tener este pastel. Es una situación muy íntima que acabó inmediatamente por esta guerra”, expresó Dirk Rieger, otro de los encargados del estudio.

Una vez que se hagan todos los análisis correspondientes, se espera que el pastel de nueces sea exhibido en diferentes museos alemanes como una pieza de gran valor histórico.

También le puede interesar: La Guerra del Vino, un libro de historia vinícola

Con información de Lubkeck.De y LiveScience