Newsletter

Síguenos

En Galicia celebran la lamprea y sus tradiciones

La lamprea, uno de los peces más extraños que existen, tiene su fiesta. Ahora se ha convertido en interés nacional, en España, con el fin de atraer a más personas a conocer sus beneficios para la nutrición e incluirla en la dieta.

El Concello de Arbo aprobó el pasado 24 de septiembre la solicitud de declaración de la Fiesta de la Lamprea Seca como Fiesta de Interés Turística de Galicia, provincia que ha convertido a esta especie de agnato (peces sin mandíbulas) en una marca de tradición culinaria.

Un pez raro, comestible

La han llamado “el prehistórico de Galicia” y muchos temen probarla. Lo cierto es que la lamprea es un pez de aspecto semejante a las anguilas, que muchos confunden con los moluscos.

Este especimen de mar adentro se originó hace 500 o 400 millones de años; es decir, mucho antes que los dinosaurios, y apenas ha evolucionado desde entonces.

Se puede encontrar tanto en agua dulce como salada, y es típico de las regiones cercanas al río Miño en Galicia, por donde pasa el trazado del Camino Portugués. En concreto, Tui es una de las localidades donde se puede encontrar; así como en Arbo, que ha luchado por el reconocimiento que este lunes se ha merecido.

Aunque los romanos ya la consideraban “exquisita”, de acuerdo con la Biografía de la lamprea de Juan Prados y Jaume Rodón.

Se puede comer frita, como ingrediente de un cocido gallego, ahumada o rellena de huevo duro y jamón. También en empanadas.

Pero la receta más famosa es la lamprea a la bordolesa, de Burdeos. Una preparación larga en la que hay que lavar la lamprea y eliminar la primera capa de su piel, desangrarla, adobarla durante veinticuatro horas en una mezcla de vino, su propia sangre y varios elementos aromáticos para luego guisarla durante media hora, aproximadamente, junto a un sofrito y el adobo.

Para atraer visitantes

Lamprea

El alcalde de Arbo, Horacio Gil, ha afirmado que este reconocimiento representa mucho para la tradición gallega, así como “una enorme satisfacción que contribuye a desestacionalizar el consumo de lamprea y que va ya por su XXIII edición”, en cuanto a la celebración de la fiesta.

Gil recalcó también que “es una distinción para todos los paisanos gallegos, los restaurantes y las bodegas que participan cada año en la Carballeira de Turbela”, parte de las actividades de la Fiesta de la Lamprea Seca.

También puede interesarte: Esturión, un lujo del sur

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram