La caza de trufas recibe el estatus de Patrimonio Cultural

Caza de Trufas en Italia
La tradición se remonta a varios siglos en el pasado / Foto vía: Laghe.net

Una tradición con siglos de historia y que ha pasado de generación en generación por fin ha sido reconocida por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco). La caza de trufas, práctica muy arraigada en algunas regiones de Italia, fue exaltada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Durante la decimosexta reunión del Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, realizada del 13 al 18 de diciembre, fueron resaltados 39 elementos como patrimonio. Entre ellos, la “Caza y extracción de trufas en Italia”. En total, la Unesco contempla 630 prácticas y tradiciones, que corresponden a 140 países.

La caza de trufas, origen de un ingrediente cotizado

Caza de Trufas italianas
Los perros son esenciales en la búsqueda de los hongos / Foto vía: GetYourGuide.com

Las trufas, en todas sus variedades, son de los ingredientes más costosos y exclusivos de la alta gastronomía. Estos hongos, al crecer de forma natural y silvestre en los bosques, no pueden tener un control sobre su producción, lo que hace que los precios aumenten por la poca existencia.

Es aquí donde entran en juego los recolectores de este insumo. Acompañados de los perros truferos, canes entrenados para encontrar las trufas enterradas en el suelo, recorren kilómetros buscando la mayor cantidad posible.

“La caza y extracción de trufas italianas es un conjunto de conocimientos y prácticas que se ha transmitido de forma oral durante siglos. Hoy en día, todavía caracteriza la vida rural de comunidades enteras en la península italiana. Los cazadores de trufas, o tartufai, suelen vivir en zonas rurales y pequeñas aldeas”, citan en la página de la Unesco.

Añaden que todo el proceso inicia con la caza, que consiste en identificar las zonas donde hay mayor cantidad de trufas “escondidas”. Aquí los perros juegan un papel fundamental, pues su olfato en una herramienta para encontrar fácilmente los lugares.

Una vez encontradas las trufas, se sigue con la extracción. Esta debe hacerse delicadamente y usando una pala especial, ya que se debe evitar dañar el suelo para el crecimiento de futuras trufas.

Una tradición que ha pasado de generación en generación

Caza de trufas Patrimonio cultural
El proceso suele ser muy artesanal y apegado a las tradiciones antiguas / Foto vía: TruffleTuscany.com

“La caza de trufas implica una amplia gama de habilidades y conocimientos (sobre el clima, medio ambiente y vegetación) relacionados con la gestión de los ecosistemas naturales y con la relación perro-cazador de trufas. Este conocimiento se transmite a través de tradiciones orales, que incluyen historias, fábulas, anécdotas y expresiones que reflejan la identidad cultural local y crean un sentido de solidaridad dentro de la comunidad de caza de trufas”, añaden en el portal de la Unesco.

Asimismo, el inicio de temporada de recolección suele estar acompañado de diversas fiestas y celebraciones en los pueblos de las diferentes regiones. De igual manera, destacan cómo la cultura de las trufas tiende a ser respetuosa con los ecosistemas y con el cuidado del medio ambiente.

También le puede interesar: Truffle Dog: los perros truferos de Estados Unidos

Con información de Unesco