Newsletter

Síguenos

El café espresso italiano candidato a Patrimonio de la Humanidad

Para los italianos, el café espresso es un baluarte y una de sus señas de identidad ante el mundo. Tomarlo es un hábito tan arraigado, que no existe ningún expendido donde no haya una máquina para preparar esta aromática y muy característica bebida.

En Italia, esta modalidad de café es una especie de culto, con su espuma color avellana, rayando en el marrón oscuro, con rubio intenso. Su crema es de textura fina y las pequeñas burbujas están ausentes.

Su sabor termina siendo suave, y aunque están esos toques ácidos y amargos equilibrados, ninguno prevalece sobre el otro, en el que prácticamente no hay astringencia.

Este café, que se bebe rápido en taza de porcelana blanca y que forma un hábito, es la que los italianos esperan se convierta en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, por parte de la Unesco. Para ello trabajan fuertemente desde 2016, cuando comenzó la candidatura por lograr este reconocimiento, cuya meta será en noviembre de este 2020.

Más que un ritual

Este jueves 1° de octubre, en el marco del Día Internacional del Café, Giorgio Caballini di Sassoferrato, presidente del Consorcio de Tutela del Café Espresso Italiano Tradicional, precisó a la agencia EFE la creación de la Comunidad del ritual del café espresso, que se encargará de realizar una campaña, estas semanas que quedan, para logar entrar a la Unesco.  

“El café espresso en Italia es mucho más que un ritual diario. Una parte fundamental de nuestra cultura y sociabilidad gira en torno a este simple gesto que millones de italianos hacen cada mañana”, declaró.

Esta Comunidad estará conformada no solo por productores y consumidores italianos, sino también por extranjeros que deseen formar parte de ella. Incluso, esta candidatura tendrá una recolección de firmas, con la idea de crear también un libro electrónico, que plasme de distintas manera sus experiencias en torno a este ritual del café espresso.

Amanecerá y veremos, si la emblemática tradición italiana del café espresso logra convertirse en Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, así como lo son la pizza napolitana, la dieta mediterránea y el flamenco.

También le puede interesar: Ricotta, un queso suave y sutilmente dulzón

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram