Bocados de Arte: Encuentros pictóricos con estrellas Michelin

Ramón Freixa en Bocados de Arte

Emilio y Ana se sientan y toman los cubiertos. Esperan y escuchan con atención las explicaciones del chef Ramón Freixa que además ha servido los platos preparados por él. “El arte y la gastronomía van de la mano”, ha dicho desde uno de los salones de su restaurante en Madrid, donde se desarrolló el tercer encuentro de Bocados de Arte.

Se trata de una iniciativa social que combina la gastronomía con la pintura, llevada a cabo por la Academia Iberoamericana de Gastronomía y la Fundación Down Madrid, en la que han participado 12 jóvenes con Síndrome de Down.

“Cada uno de los jóvenes tiene una sesión con un tres estrellas Michelin, catan la comida y llenan una ficha para luego, en esos meses, interpretar eso que ellos sintieron o lo que les evocó el plato en una pintura”, explica Antonella Ruggiero, directora general de la academia.

Platos evocadores

Ramón Freixa prepara arroz socarrat y raviolis con chicos de la Fundación Down / Foto: Carlos Aranguren

En un momento todos miran el plato de ravioli de pimientos con berenjena crep crep y queso, y otro de láminas con arroz socarrat con setas. “La comida tiene que ver con los colores, las formas, la asimetría del arroz, la redondez de los ingredientes, así como con los productos que evocan sensaciones, momentos o lugares, como las setas que recuerdan a hojas en el suelo, el olor a musgo, los colores del otoño, todo sirve para colorear el plato”, comenta Freixa, quien se confiesa pintar con acrílico en sus ratos libres.

Los chicos, entonces, deben escoger un plato y reflexionar sobre este, llenar una hoja e imaginar una pintura.

Platos de Freixa en Bocados de Arte
Arroz socarrat y raviolis de Ramón Freixa / Foto: Carlos Aranguren

Por su parte, para Emilio el mejor plato ha sido el arroz, que define como dulce y caramelizado. Con estas sensaciones, el joven participante pintará parque otoñal con un banco y un asiento, relieves y humedad. “Hay una gama de colores oscuros muy interesantes con los que quiero pintar, incluso voy a probar con manchas”, ha dicho Emilio, cuya pintura, con la de sus compañeros, se podrá ver en una gala especial a mediados de año en el Teatro Real, que además contará con el catering del propio Freixa.

“Ana has elegido un plato todo circular, con sobreposición de círculos”, le ha indicado Freixa a la chica de 32 años que analiza el plato. Ana, por último, decide “hacer un cuadro de figuras y con colores”, dice ella.

“En la cocina hay que ser valiente”

Ramón Freixa presenta sus platos a los chicos de la Fundación Down, Ana y Emilio / Foto: Carlos Aranguren

A medida que los chicos apuntan en una hoja si el plato suena, si brilla, qué colores tiene, los olores, si es ácido, entre otros aspectos, Freixa se adelanta a decir que “en la cocina, como en la pintura, hay que ser valiente y atrevido, hay que ir por más, no conformarse”.

“El secreto y lo más importante es tener un gran equipo y esforzarte en lo que hagas, que sean entusiastas y que lo vivan, trabajar, trabajar en eso que se sueña y confiar”, ha cerrado Freixa.

Un mensaje que coincide con la labor que la Academia y la fundación Down quieren reforzar, especialmente en el marco del Día Mundial del Síndrome de Down, celebrado el 21 de marzo.

Emilio explica su perspectiva del plato, arte y gastronomía / Foto: Carlos Aranguren

Esta semana, Bocados de Arte ha cerrado un ciclo que ha tenido también como invitados a Mario Sandoval y Paco Roncero. En mayo se espera que se repita con Martin Berasategui.

“La gastronomía está tomando cada vez más espacios y en esto entra Bocados del Arte que es nuestro proyecto más social y que queremos continuar”, subraya Ruggiero sobre el proyecto que se haya en la etapa de creación de las pinturas, que se hace de la mano con profesores especializados en el arte. Mientras que a final de año se pretende realizar una subasta de los lienzos, abierta a todo el público, así como a los aliados de los organizadores.

También puede interesarte: Antonella Ruggiero: “La gastronomía es pacificadora”

@Patifini